(EFE) -

Un juez ratificó la vigencia de la solicitud de captura internacional de doce ciudadanos iraníes por su presunta responsabilidad en el atentado contra la mutualista judía AMIA, cometido en Buenos Aires en 1994.



La resolución fue adoptada por el magistrado Rodolfo Canicoba Corral ante la decisión de la policía internacional (Interpol) de suspender los pedidos de detención librados en el marco de la investigación del ataque terrorista.



Así lo confirmó a EFE el secretario judicial Fernando Pojaghi, que colabora con Canicoba Corral en la instrucción de la causa por la voladura de la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), que causó 85 muertos y centenares de heridos.



El juez "ratificó la vigencia de las órdenes de captura" libradas el año pasado contra los doce iraníes, que "no son nulas ni han sido derogadas", a través de un escrito remitido ayer, martes, a la oficina local de Interpol, precisó.



A comienzos de este mes la Oficina de Asuntos Jurídicos de Interpol había resuelto suspender los pedidos de detención ante las irregularidades detectadas en la investigación de la llamada "conexión local" del atentado cometido el 18 de julio de 1994.



La causa quedó en manos del juez Canicoba Corral después del desplazamiento del caso de su colega Juan José Galeano, quien fue el que en su momento solicitó la captura de los iraníes y actualmente afronta un proceso de enjuiciamiento con fines de destitución.



Después de tres años de juicio oral y público, el 2 de septiembre pasado la justicia local declaró nulo por serias irregularidades el proceso de investigación del ataque y absolvió a los 22 acusados de integrar la "conexión local".



El diario Página/12 informó que el escrito que Interpol envió al juzgado de Canicoba Corral se remite a un comunicado difundido por el tribunal de Buenos Aires que juzgó a los argentinos sospechados de complicidad en la voladura de la AMIA.



La fuerza policial internacional recordó que allí se explicó que "la prueba producida en ese debate permitió comprobar una sustancial violación a las reglas del debido proceso y la defensa en juicio, al quedar demostrada la falta de imparcialidad del juez instructor".



Según el periódico, Interpol argumentó que "se pudo establecer, a raíz de las numerosas irregularidades comprobadas, que el señor juez instructor orientó su actuación a 'construir' una hipótesis incriminatoria".



En la comunicación se precisó que la suspensión de los pedidos de captura de los doce iraníes se extenderá hasta el próximo 29 de octubre, día en que el Tribunal Oral Número 3 de la capital argentina tiene previsto difundir los fundamentos de su fallo.



Además, de acuerdo con la información difundida, Interpol advirtió que si para entonces no recibió la prueba de que en el caso de los iraníes reclamados no se cometieron irregularidades, las órdenes de arresto serán canceladas.



"Por extemporánea, esa medida es arbitraria", replicó Pojaghi, quien consideró que en todo caso lo que ha sido cuestionado es la investigación de la "conexión local" del atentado, no la internacional.



Entre los reclamados figuran el ex embajador de Irán en Argentina Hadi Soleimanpour y Moshen Rabbani, quien se desempeñaba como agregado cultural de la sede diplomática cuando se produjo el atentado.