El caso del loro cordobés Paquito, disputado por una pareja tras su separación, tuvo ayer una inesperada derivación cuando la fiscal Jorgelina Gutiez, a cargo de la causa, decidió pedir que se eleve el expediente a juicio y acusar a la mujer del presunto delito de "hurto agravado por uso de menor".

La imputación pesa contra Carina Navarro por haber sustraído en su momento a su ex pareja, José Aparicio, el lorito en cuestión, que se disputan ambos desde su separación.

El caso recobró notoriedad la semana pasada cuando la mujer y su abogado, Benjamín Sonzini Astudillo, se presentaron en la fiscalía de Gutiez, reclamando la tenencia definitiva de Paquito, que está en poder de Aparicio, pero bajo un régimen de visitas que le permite a la hija menor de ambos estar algunos días de la semana junto a quien fuera su mascota.

En esa ocasión, argumentaron que el lorito había sido golpeado por el hombre y que se encontraba en un "pozo de tristeza", tras haberse recuperado de los presuntos castigos, originados, dijo Sonzini, porque Paquito lo insultaba en forma permanente.

El pájaro fue revisado por un veterinario el fin de semana y según voceros de la Fiscalía, el profesional habría concluido que Paquito "goza de excelente salud".

Los mismos voceros recordaron que del caso se hizo cargo la fiscal Gutiez a partir de la denuncia de Aparicio, quien aseguró que, tras la separación, su ex mujer, "acompañada por la menor", es decir la hija de la pareja, "lo que agrava el delito que se le imputó, fue a su casa y se llevó la jaula y el pájaro sin su autorización", precisó la fuente.

Luego que Aparicio recuperó a Paquito, el proceso continuó y mientras la fiscal decidía si imputaba a la mujer permitió el régimen de visitas al loro para la niña.