Los jardineros volvieron a ser tendencia y la clave es jugar con todas las combinaciones posibles
Los jardineros volvieron a ser tendencia y la clave es jugar con todas las combinaciones posibles

Es sin dudas una prenda que remite a la infancia y que seguramente todos hayan tenido uno en su guardarropas. Y los famosos overoles o jardineros, se niegan a desaparecer, se reinventan y vuelven a la escena central como un look urbano glam.

Si bien la forma de lucirlos siempre genera controversia, hay muchas maneras para adecuarlos al estilo de cada persona. "Los enteritos están de regreso pero lo difícil a veces es encontrar con qué combinarlos. Un atuendo podría ser un jardinero de denim oscuro, con pantalones de tiro bajo, combinado con una camisa de género liviano azulada y ballerinas. Los complementos como calzado en punta, plataformas, sobres o bandoleras pequeñas, collares femeninos y las prendas con encaje o estampados como animal print, geométricos o florales serán buenos aliados", explicó a Infobae la asesora de imagen certificada por CMB Laura Malpeli de Jordaan.

La especialista destacó además que aquellos que nunca usaron jardinero y quieren animarse, hay múltiples opciones. "Un modelo liso en tono neutro será ideal para ellos".

Así como los jeans llegaron más cortos esta temporada, lo mismo se replica en los jardineros que presenta la nueva colección de Lee de invierno
Así como los jeans llegaron más cortos esta temporada, lo mismo se replica en los jardineros que presenta la nueva colección de Lee de invierno

Tips a considerar

-Corte y estilo

El jardinero tradicional es recto, de denim y puede aportar rigidez y volumen a la silueta, pero también hay otras opciones que combinan la pechera con pantalones amplios y oxford.

"En la elección del jardinero tendrá relevancia el estilo personal. Una mujer natural optará por la versión clásica en un tono claro de denim, mientras que una mujer chic preferirá suavidad y movimiento para los pantalones".

Las combinaciones dentro del atuendo también darán cuenta del estilo y la gran variedad incluyendo: total denim, jardinero con crop top, jardinero, top de hombros descubiertos y mangas con volados, jardinero con prenda superior ajustada y campera de cuero, además de las antes mencionadas.

-Detalles

Las opciones son múltiples, desde efectos de lavado y desgastado hasta bordados, parches y apliques. Todo detalle llamará la atención y llevará las miradas hacia la parte del cuerpo que esté cubriendo.

"De este modo, si no te gusta destacar la zona abdominal, optá por que los detalles estén en las piernas o en la zona superior en los breteles.
Si el jardinero no tiene ningún tipo de detalle y te gustaría incorporar algo para romper con la monotonía, podés usarlo parcialmente desabotonado, agregando el detalle en la prenda inferior, que puede ser una estampa o un dibujo en la zona que queda a la vista", dijo Malpeli de Jordaan.

Sueltos y doblados en la botamanga, una de las variantes para este año
Sueltos y doblados en la botamanga, una de las variantes para este año

-Proporciones

Esta temporada se observa la tendencia de los pantalones cortos y los jardineros no son la excepción. Sugiere la especialista: "Sea porque efectivamente son más cortos o porque se los acorta mediante botamangas, hay que considerar que esto hará que las piernas se vean más cortas, por lo que se sugiere para mujeres de piernas largas. Para las mujeres de piernas cortas, los jardineros de tiro alto serán una buena opción. Si el torso es largo, se sugieren los jardineros con tiras regulables".

La historia detrás de la prenda

Los jardineros que hoy llevan hoy las 'it girls' no nacieron precisamente con un fin 'chic'. De hecho, surgieron como vestimenta de trabajo y eran conocidos como "overall trousers" o "pantalones que se ponen sobre todo". Eran grandes y anchos y se usaban arriba de los pantalones normales para protegerlos y se convirtieron a principios del siglo XX, en la prenda favorita para la clase trabajadora, tanto para hombres como para aquellas mujeres que trabajaban en las fábricas.

Fue entonces que en Kansas, Estados Unidos, Henry David Lee fundó la compañía mercantil Lee ante la falta de ropa de trabajo confiable y resistente sin saber claro, que más tarde se convertiría en una de las compañías de ropa más exitosas del siglo.

Los primeros jardineros fueron creados por Lee como un complemento ideal para la ropa de trabajo
Los primeros jardineros fueron creados por Lee como un complemento ideal para la ropa de trabajo

Una vez detectada esta necesidad, Lee comenzó con la fabricación de los overoles, siendo el Overol Lee Bib, el primero de su género. Esta prenda fue diseñada en exclusiva para el trabajador de labores manuales y contaba con múltiples bolsas y una tira de botones en el cierre. Mucho antes que los empleados ferroviarios adoptaran esta prenda de trabajo, fueron los granjeros quienes comenzaron a utilizarla de forma más cotidiana en 1911.

La artesanía, calidad, diseño y calce vistió a toda la fuerza trabajadora de Estados Unidos y llegó a ser usado por jóvenes rebeldes e íconos de Hollywood como James Dean y Marilyn Monroe entre otros.

En la actualidad, es una de las prendas que se reinventó y volvió a copar las pasarelas y vidrieras de marcas tanto nacionales como internacionales -alcanzando incluso presencia en la Semana de la moda en Nueva York-.

Acapara la atención de los nuevos jóvenes y la nostalgia de los más grandes. Una prenda sin tiempo que vuelve a ser protagonista.