En ocasión de su mesa presidencial, “la chiqui” optó por un look sobrio y elegante.
En ocasión de su mesa presidencial, “la chiqui” optó por un look sobrio y elegante.

Mirtha Legrand regresó, después de la temporada de almuerzos en Mar del Plata y un breve descanso, a la pantalla chica con un programa que dará de qué hablar por sus invitados: el presidente de la Nación, Mauricio Macri y la primera dama, Juliana Awada.

Una sorprendente particularidad de esta exclusiva cena es que no es en los estudios del programa, sino en uno de los salones de la Quinta de Olivos. El despliegue de este inicio de ciclo televisivo aportó el contexto ideal para que Mirtha eligiera un look sobrio, clásico y sumamente elegante.

Para la emisión especial, la diva de los almuerzos apostó por el talento de la diseñadora italiana radicada en argentina Elsa Serrano, que ya la vistió en reiteradas oportunidades. Esta vez Legrand no usó su color preferido, el rosa, ni sus adorados outfits coloridos y optó por un look total-white, para despedirse de la tonalidad estrella del verano.

De estreno, ya que jamás repite sus outfits, Mirtha tenía varías opciones disponibles para este inicio de ciclo pero finalmente se inclinó por un tailleur clásico en lino de seda laminado. "Iba a ponerme un vestido largo, pero lo pensé y preferí el tailleur", confesó "la chiqui" en el incio del programa.

El outfit estuvo coronado (como es usual) con aros, anillos y reloj de brillantes. Esta es una característica que Mirtha mantuvo a lo largo de su carrera, ya que cuenta con sus colección de joyas personales que elige para grandes ocasiones. "Chiquita" creó su propio estilo y, a sus 90 años, lo sostiene con distinción.

LEA MÁS: