Los argentinos prefieren mirar series o películas en televisión (iStock)
Los argentinos prefieren mirar series o películas en televisión (iStock)

Los productos culturales dejaron hace años de ser propiedad exclusiva de teatros y bibliotecas -antes considerados bastiones-. Las nuevas tecnologías marcan un nuevo rumbo al que los productores deben adaptarse para no quedar afuera del circuito. Así lo muestran el último informe realizado por El Centro de Investigaciones Sociales de la UADE y la consultora Voices!.

Las entidades realizaron un estudio de opinión pública a nivel nacional con el objetivo de analizar el consumo de bienes y servicios culturales en Argentina. El informe arrojó un dato tan revelador como preocupante: más de 6 de cada 10 argentinos afirma no haber ido nunca a un teatro, pese a que la oferta de salas y obras teatrales -en especial en la Ciudad de Buenos Aires- es vasta. La estadística se reproduce tanto con una biblioteca pública, como con la ópera, el ballet o espectáculo de danza.

Sin embargo, los resultados son diametralmente opuestos cuando la plataforma de consumo empleada es la televisión. Seis de cada 10 argentinos consumen series y películas por TV una o más veces por semana. A su vez, uno de cada diez lo hace a través de Internet o plataformas pagas como Netflix.

Más de 6 de cada 10 argentinos afirma no haber ido nunca a un teatro (iStock)
Más de 6 de cada 10 argentinos afirma no haber ido nunca a un teatro (iStock)

Un 35% de la población ve o escucha programas culturales en TV o radio al menos una vez a la semana y un 15% de 1 a 3 veces en el mes. La lectura es la segunda gran actividad elegida; un 31% de la población lee una vez por mes o con mayor frecuencia. En ambos casos, se destacan fuertemente los estratos sociales altos por sobre el resto.

El 47% de los argentinos concurre al cine por lo menos una vez al año, y con la misma periodicidad, al menos una vez en el año, un 32% visita lugares históricos o monumentos; un 28% asiste a exposiciones o museos y un 26%, a conciertos.

Andrés Cuesta, Secretario Académico de la Fundación UADE, señaló: "Si bien según este relevamiento nacional el consumo de películas y series por la televisión abierta o por cable es el consumo cultural más generalizado, los nuevos medios digitales están ocupando un espacio cada vez más relevante".

Cómo se usa Internet en relación a la cultura

Otro búsqueda del informe fue indagar en la frecuencia con la que se utiliza Internet en el país con "fines culturales". Constanza Cilley, Directora Ejecutiva de Voices!, señaló: "El estudio muestra que hoy Internet no es solo un instrumento de comunicación o diversión sino que constituye un importante facilitador de la cultura".

Internet se ganó un lugar de privilegio como plataforma de consumos culturales (iStock)

Un 36% de las personas usa Internet con fines culturales al menos 1 vez por semana, ya sea para búsqueda de información cultural, compra de productos culturales, o lectura relacionada. Ante la pregunta específica acerca de la frecuencia, alrededor de 4 de cada 10 entrevistados aseguraron hacerlo al menos una vez por mes (43%), y de hecho, un 28% emplea la red con ese objetivo varias veces en una misma semana. Sin embargo, 4 de cada 10 no lo hacen nunca.

Al indagar puntualmente por los productos culturales para los cuales utilizaron Internet, la música adquiere un lugar central en los consumos de los argentinos a través de la web: un 48% escucha por esa vía y un 32% la descarga. Escuchar música online crece a menor edad y en Capital Federal donde alcanza el 61% de los entrevistados. La "descarga de música" presenta una tendencia inversa en términos socioeconómicos. Es decir, crece a medida que disminuye la condición social.

En segundo lugar, aparece la lectura de artículos culturales de diarios online (33%) -que prevalece entre los mayores de 30 años provenientes de sectores medios y altos- y algo más atrás la búsqueda de información sobre eventos culturales (29%).la lectura de artículos culturales prevalece entre mayores de 30 años (35%), en sectores medios y altos -casi 4 de cada 10 contra un 26% de personas de estratos bajos- y tiende a ser mayor en la Capital Federal (38%) que en Gran Buenos Aires (34%) e Interior (31%).

LEA MÁS: