Comenzó Imputados, el nuevo programa de Mauricio D'Alessandro en América, en donde se llevaron a cabo tres juicios y rememora, a más de una década de su emisión, su clásico La Corte. El abogado mediático actúa como mediador entre las partes y hay un jurado integrado por diez personas que dan el veredicto final.

El caso más resonante -y un tanto bizarro- tuvo como protagonistas a una mujer llamada Roxana que demandó por 200 mil pesos de compensación a su -ahora- ex pareja porque la abandonó a pocos días de casarse. Gustavo, el imputado, negó haberle prometido que iban a contraer matrimonio: "Usted está en la cama con una mujer y te dice te querés casar y le decís sí, nos vamos a casar. Esta señora es una mentirosa. No hubo una promesa concreta".

"Me hizo hacer las lolas, me hizo meter metacril. ¿Qué hago con estas cosas en el cuerpo?", se preguntó Roxana. Pero a Gustavo no le importó: "No necesito laburar, me gusta salir de noche, me gusta ir a jugar a la ruleta, me gusta ir a jugar a los burros y ella no me deja". Y luego confesó: "Encontré a otra persona".

La joven chica en cuestión, Jaqueline, se hizo presente y afirmó estar saliendo con Gustavo. Luego del alegato final, el jurado dio su veredicto: Gustavo es culpable por siete votos a favor, dos en contra y una abstención.

 

LEA MÁS: