Luciano Castro (42) ha logrado ganarse un lugar destacado en la televisión. Para el actor no fue una tarea fácil mantenerse vigente en un medio tan competitivo, en el que escasean cada vez más las ficciones nacionales. Sin embargo, con tenacidad y trabajo, pudo ganarse el cariño de la audiencia y convertirse en uno de los galanes más populares del espectáculo.

Cuando tenía 17 años comenzó a trabajar en la pantalla chica de la mano de Cris Morena en el programa de entretenimientos Jugate Conmigo, durante dos temporadas (1993-1994). Con el pelo largo y un look de adolescente rebelde, ya arrancaba los suspiros del público femenino. Además de cantar y bailar dio sus primeros pasos en la actuación en la ficción Life Collage, que formaba parte del ciclo de Telefe. Jugate Conmigo obtuvo altos niveles de rating y fue la primera "escuela" que le dio valiosas herramientas de trabajo.

¿Quién es el pelilargo que está al lado de Cris Morena? Luciano Castro, claro
¿Quién es el pelilargo que está al lado de Cris Morena? Luciano Castro, claro

En una oportunidad, Luciano le contó a Clarín que Gustavo Yankelevich, quien en ese momento era Gerente de Programación del canal, le dio un consejo que marcó su carrera: "Gustavo te enseña a respetar al laburante de la tele. Decía: 'Si el técnico se levantó a las 5 para llegar a las 7, para que vos a las 8 estés divino y brillando para la cámara, no podés llegar tarde. El técnico tiene hijos igual que vos, pero no viaja igual que vos y a fin de mes no va a cobrar lo mismo que vos. Entonces, lo único que se te pide como actor es respeto'. Así me formé".

Raúl Serrano fue otro "maestro" que tuvo una gran influencia y lo incentivó a estudiar actuación. Lo conoció en un taller literario que había organizado Yankelevich para los integrantes de Jugate Conmigo. "Raúl me preguntó: '¿Vos querés ser actor? Si es así, tenés que ir a una escuela de teatro, vivir lo que es ese ambiente, cursar, rendir examen. Tenés que formarte'…", explicó Castro, quien en ese instante se dio cuenta que sólo tendría futuro en la profesión si se preparaba.

No me vengan con que si soy actor de teatro, de cine o de tevé. Estudié para ser el mejor actor posible

Durante ocho años, estudió teatro en la Escuela de Arte Dramático. "Me formé con el gran Raúl Serrano, así que no me vengan con que si soy actor de teatro, de cine o de tevé. Estudié para ser el mejor actor posible, para tener herramientas para resolver diferentes situaciones. Tengo un Serrano incorporado al cerebro", declaró, muy orgulloso.

Desde 1995 hasta 2005, Luciano realizó participaciones en diversas ficciones como Chiquititas, Montaña rusa, otra vuelta, Como pan caliente, RRDT, Campeones de la vida, PH, Son amores, Durmiendo con mi jefe y Los Roldán. ​En 2006 se destacó en El tiempo no para y un año más tarde su carrera repuntó cuando protagonizó Lalola junto con Carla Peterson. Ganó un Martín Fierro en la categoría Mejor Actor Protagónico de Comedia. Este reconocimiento le permitió posicionarse como una primera figura de telenovelas y no paró de encabezar novelas como Amanda O (2008-2009) y Valientes (2009-2010).

El boxeo, una de sus grandes pasiones

Antes de convertirse en actor, Luciano quería triunfar como boxeador. "Mi papá, Daniel, y mi padrino, Richard, me sentaron durante siete años consecutivos en el ring side del Luna Park para ver a Sergio Víctor Palma, Uby Sacco, Martillo Roldán y Látigo Coggi. Cuando quise darme cuenta, estaba en el gimnasio de Abel Laudonio con el sueño de ser campeón del mundo", recordó en una entrevista a Gente.

A sus padres no les gustaba que llegara a su casa con la cara llena de golpes. "Un día vino mi viejo y me dijo: 'Luciano, vos no naciste para esto…'. Y tenía razón". Aunque no siguió la carrera de pugilista, el deporte le dejó muchas enseñanzas: "El boxeo me salvó la vida. Porque cuando empezaron a llegar las tentaciones de la fama, la vida de deportista fue la que me ayudó a no caer en el abismo".

Cuando boxeaba, mi viejo me dijo: ‘Luciano, vos no naciste para esto…’. Pero dejé cuando Suar me mostró mi contrato y me dijo: ‘No boxeás más’

Hacer a un lado una de sus grandes pasiones no fue una decisión fácil de tomar. En 2009, cuando estaba protagonizando Valientes con Gonzalo Heredia y Mariano Martínez, recibió una paliza en el ring. Adrián Suar se enojó, y Luciano finalmente abandonó las peleas. "Todavía era sparring mientras grababa 'Valientes'. Lo hacía porque me gustaba, la plata se la daba a unos chicos del gimnasio. Pero trabajar de eso me trajo problemas con mi jefe de la productora. Lo que colmó el vaso fue que tenía todo un lado de la cara golpeado; entonces, durante una semana grabé de perfil y tapándome con el pelo. Adrián vio las escenas, se dio cuenta y preguntó qué pasaba hasta que le contaron. Entonces un día me llamó a su oficina, se sentó en la punta de la mesa, me mostró mi contrato y me dijo: 'No boxeás más'. Ahí dejé de boxear", dijo a la revista Pronto.

Castro siguió teniendo éxito en la televisión y encabezó Herederos de una venganza (2011-2012) y Sos mi hombre (2012-2013), ficción en la que se dio el lujo de interpretar al boxeador Juan José Ringo Di Genaro. Luego, actuó en Sres. Papis (2014) y Los ricos no piden permiso (2016). Cuando estaba trabajando en la tira de Pol-ka tuvo algunos roces con los productores y se filtró un audio en el que protestaba por la comida que le daban durante las grabaciones.

"Yo no puedo comer todos los mediodías zapallo hervido con pollo hervido porque no soy un enfermo. Soy un deportista, que me pongo bonito porque cobro por bonito, en la telenovela esta que hacemos nosotros", se quejaba el galán. Al ver el gran revuelo que se generó en los medios, hizo un fuerte descargo en Intrusos: "Lo del audio fue en un mal día, dije cosas que no se dicen… Me causa gracia que me 'atiendan' a mí por esto con todas las cosas que pasan… Pero lo quiero aclarar porque justamente todo esto tomó una trascendencia que ya no es gracioso… En Pol-Ka nunca me sentí maltratado, solamente tuve un mal día".

La familia, un motor fundamental en su vida

Desde el 2010 el actor está en pareja con Sabrina Rojas (36). Se conocieron haciendo teatro en Mar del Plata con la obra Valientes , y tuvieron dos hijos, Esperanza (cuatro) y Fausto (dos). Además, formaron una familia ensamblada con Mateo (15), el hijo mayor de Castro, fruto de una relación anterior.

Siempre valoró que Sabrina Rojas dejara su carrera de lado por unos años para ocuparse de la crianza de sus hijos

En su séptimo aniversario y luego de superar una crisis, el actor organizó un casamiento sorpresa para su mujer que incluyó una luna de miel en Punta Cana. "Era una forma de demostrarle a mi esposa que la elijo todos los días. A pesar del sinfín de errores que tengo, y de que no soy muy demostrativo, Sabrina sabe que la elijo para toda la vida", comentó a Pronto. "Mi mujer me domesticó, me contiene y me aguanta".

Siempre valoró que ella dejara su carrera de lado por unos años para ocuparse de la crianza de sus hijos. Y en 2016 la convenció de participar en el Bailando. Ahora, Rojas protagoniza Golpe al corazón, una apuesta fuerte que lanzó Telefe para ganarle la batalla del rating al Trece, canal en el que trabaja Luciano, siendo una de las figuras de la exitosa tira Las Estrellas.

La comentada escena de sexo de Luciano con Marcela Kloosterboer, en “Las Estrellas”
La comentada escena de sexo de Luciano con Marcela Kloosterboer, en “Las Estrellas”

Al principio, Suar lo convocó para una participación especial, pero su personaje y la historia de amor con Marcela Klooesterboer funcionaron tan bien que decidieron prolongar su contrato por unos meses más. Este año también hizo la obra dramática Juegos de amor y de guerra, en el Centro Cultural de la Cooperacióncon Andrea Bonelli; Castro interpretaba a un militar.

Su próximo trabajo será Simona, una nueva apuesta de Pol-ka. "Es una tira juvenil que tiene a Ángela Torres como protagonista. Yo voy a hacer de su papá, como Arturo Puig en 'Grande, Pá!', pero sin suerte", dijo sobre este proyecto donde se correrá del clásico galán para interpretar a un personaje diferente, más maduro y acorde a su edad.

Este será el próximo desafío que asumirá Luciano Castro, una figura que ha logrado construir una interesante carrera en el competitivo mundo del espectáculo.

LEA MÁS: