El 19 de noviembre, apenas terminó su cumpleaños, Evangelina Carrozzo decidió partir. Atravesada -y aùn atraviesa- un momento difícil en su vida, del que prefirió no hablar, y se fue a Brasil. Estuvo en Natal, la ciudad más cercana a África y Europa, y luego se fue a Pipa, una pequeña localidad turística que cuenta con apenas 5 mil habitantes.

Dejó una carta posteada en su cuenta de Twitter y partió junto a algunos acompañantes, pero en realidad lo hizo sola, haciendo la suya, como ella mismo dijo. Luego, en su vuelta, habló con Teleshow. A apenas unas horas de pisar suelo argentino -regresó para estar en el casamiento de su amiga Natalia Fassi– contó cómo la pasó y con todo lo que se encontró allá.

"Necesitaba unos días de oxigenación y fui para allá", empezando comentando, alegando que además de placer había también una búsqueda de clama. "Me fui a Pipa porque es más mi estilo, más hippie, más relajado, es una ciudad tranquila, es otra onda, todo mas rústico", dijo y contó que lo que más le gustó fue recorrer las calles del pueblo nadar con los delfines en la Bahía do Golphinos.

"Tuve bastantes momentos conmigo misma, viajar sola es una experiencia diferente que tenía ganas de saber de qué se trataba", agregó mientras se prueba los diferentes diseños que la entallan. Mientras busca lo que me mejor le quede para estar espléndida para la fiesta que dará su amiga para festejar el matrimonio, sigue hablando del viaje.

"Hay muchos argentinos, el 80% son argentinos que se quedaron a vivir allá", comenta y pareciera que ese lugar la conquistó, entonces agrega, entre risas: "Mucho sol y mucha caipiroska… es un viaje tranqui, en algùn momento lo voy a volver a hacer. Pasa que yo soy bicho de playa. Me gusta mucho la playa, el calor, el agua. El agua es muy receptiva, soy de contemplar".

Relax, introspección, calma, ¿y después qué? ¿Cuál es el próximo sitio a visitar? "Tengo Cuba como próximo destino. Lo quería hacer antes de la pérdida del comandante. Una pena", comenta sobre el reciente fallecimiento de Fidel Castro.

"Viajar es la plata mejor invertida, te la llevás puesta. Hay que aprender a disfrutar de los momentos simples no es poca cosa", aconseja Evangelina que prefiere no pensar en trabajo. Si bien tiene propuestas, ninguna le cierra. "Estoy reorganizando mi vida", dice y se prepara para los carnavales. Después de tanta calma viene bien un poco de fiesta.