Charlize Theron se pone en la piel de una espía que debe trasladarse hasta Berlín tras la caída del Muro, para desarticular un plan que amenaza con revelar la identidad de todos los agentes encubiertos durante "La Guerra fría".

Así narrada, la trama parece salir de un libro de espionaje de John Le Carre. Nada más alejado de la realidad. El argumento es casi una excusa para mostrar una sucesión de secuencias de acción brillantemente coreografiadas y narrar una trama que siempre busca el divertimento del espectador.

Atómica es la versión femenina de John Wick (de hecho el realizador David Leitch co-dirigió ese filme con Keanu Reeves), por eso además de tener un personaje femenino protagonista y potente, la película contiene un estilizado uso de la violencia que funciona como un video clip en cada una de las secuencias de peleas, tiroteos y persecuciones. Además, cuenta con una banda de sonido impresionante plagada de hits de los ochenta. La dirección de arte también deslumbra: luces de neón, azules y rojos furiosos, suelos mojados y vestuario imponente retratados en encuadres imposibles.

Como dijimos en un principio, el libreto no es muy original ni elaborado (a pesar de las múltiples traiciones y giros a los que debe hacer frente la femenina principal) pero el contexto del filme permite que se disfrute como si se tratara de una verdadera montaña rusa fílmica plagada de adrenalina.

Charlize Theron, termina de confirmar en esta performance no solo que es una actriz versátil y bella, sino que además es una mujer de armas tomar que sabe qué hacer cuando la acción llama a la puerta. Las escenas de enfrentamientos "cuerpo a cuerpo" (sobre todo una extensa en donde la rubia desarticula a decenas de hombres peligrosos), además de estar rodadas con pericia, son la muestra cabal de que no solo Bond o Bourne son los abanderados del género.
Sin dudas estamos ante una verdadera "Bomba Atómica fílmica"

Mi Calificación: 8 puntos