Cuando uno está llegando a la puerta de los estudios Pixar en San Francisco, Estados Unidos, ya se hace evidente que está a punto de sumergirse en un mundo de creatividad e imaginación infinita. El mismo complejo se encarga de trasmitirlo, ya que a cada paso que uno da para llegar al edificio Steve Jobs, corazón del estudio, se encuentra con decenas de referencias. A la derecha, una réplica gigante de la pelota de Lotso, a la izquierda y de casi 10 metros de altura, vemos la clásica e icónica lámpara emblema del estudio, y si… donde uno mire hay algo para asombrarse.
Una vez dentro del predio, donde iba a comenzar un día cargado de entrevistas con todas las mentes brillantes detrás de la nueva película de la saga de autos, nos dimos cuenta que no iba a ser un encuentro de prensa más. Estábamos por ser protagonistas de una experiencia Cars y Pixar al máximo. Y si quedaban dudas sobre eso, Woody, Buzz, El Rayo McQueen y casi todos los personajes del estudio se encargaban de quitártela ya que el edificio estaba plagado de figuras tamaño real de ellos. Una delicia para el fan y sin lugar a dudas, una carta de introducción más que potente para aquellos iniciados en el mágico mundo de Pixar.

Ya listos junto al Rayo McQueen, Cruz Ramírez y Mate salimos a recorrer y descubrir los nuevos caminos que Pixar nos preparó para "Cars 3". Sin lugar a dudas, esta nueva entrega nos plantea una historia diferente con respecto a los anteriores films. Un Rayo McQueen queriendo buscar su lugar en un mundo nuevo, donde aparentemente ya no hay espacio para él. De esto nos hablaron el director Brian Fee y el productor Kevin Reher, quienes plantean el dilema de un McQueen ya maduro. En esta etapa de su vida, el Rayo se debate si seguir o retirarse, luego de una carrera llena de éxitos como vimos en los primeros filmes. Y para ayudarlo a recorrer este camino, nos presentaron a un nuevo personaje, Cruz Ramirez. Cruz es la entrenadora de McQueen y la que se va a encargar de que auto rojo aprenda varias lecciones, tanto fuera como dentro de la pista.

Un aspecto muy memorable del filme es que da un salto visual respecto a sus antecesores, tanto de Cars como de otras películas de Pixar. Cars 3 rompe el molde aun cuando pensábamos que no podíamos ver algo más realista, y nos presenta unos gráficos de última generación en donde por momentos no podemos distinguir si el universo que está en pantalla es dibujado o es real.
Además, pudimos hablar con el equipo detrás de los efectos del filme quienes nos contaron que el filme tuvo el mayor soporte del estudio para crear nuevas herramientas, texturas y gráficos para el mundo de Rayo MCQueen y sus amigos.
Fueron tan al detalle que debido a esto tuvieron que rehacer prácticamente de cero todo el universo de la saga, así que a prepararse para redescubrir paisajes conocidos pero más reales que nunca.

También algo icónico de la mitología de Cars es ver clásicos modelos de autos reconvertidos al estilo de la película y luego de dos ediciones donde apreciar infinidad de personajes y diversos modelos de autos, nos preguntábamos qué más nos podrían brindar.
Hablamos con el equipo de diseño de personajes para esta edición, y sin lugar a dudas estaban conscientes del desafío para esta tercera edición. Brindar personajes nuevos y que dejen una marca memorable en el universo de Cars no es sencillo, pero no hay desafío demasiado grande para el equipo de Pixar. Quien encabezó esta proeza fue el mítico Jay Shuster, quien puso todo su ingenio y experiencia para crear personajes atrapantes como el nuevo villano, Jackson Storm.

En la pista
La experiencia Cars no terminó en el campus de Pixar en San Francisco. El estudio quería hacernos sentir dentro de las calles de Radiador Springs y vivir la adrenalina de correr una Copa Pistón a máxima velocidad. Por eso nos llevaron al Sonoma Raceway, clásica y famosa pista de NASCAR en California, Estados Unidos.

Allí nos contaron un poco sobre la historia de NASCAR que inspiró –e inspira– a todo el equipo detrás de Cars, y luego, para coronar la visita, nos invitaron a correr a máxima velocidad dentro de un automóvil McLaren. ¡Toda una aventura no apta para cardíacos!
También pudimos vivir una carrera de primera mano estando al comando de un karting de competencia y tomando las curvas como el mismísimo Rayo McQueen.
Para cerrar, también sentimos lo que es estar en un box con la presión de McQueen cada vez que le debían cambiar las ruedas para volver a salir a pista, y nos dimos cuenta que la importancia de ganar una carrera no solo es el talento del piloto, sino el trabajo y esfuerzo en equipo.

Sin lugar a dudas, Pixar presentó una nueva edición de la saga Cars que va a dejar conformes a los fanáticos de la saga de todas las edades. La tercera entrega es una experiencia para compartir en familia.

Por Franco Celentano