Reinventarse es la clave. Y así lo están demostrando varios medios del mundo. Algunos son nativos digitales, como Mashable, y otros son portales de diarios o revistas que nacieron en el papel y hoy, sin abandonar ese elemento, también habitan el universo digital, como The Washington Post.

Uno de los grandes desafíos que afrontan los portales es cómo sostener la atención de una audiencia cada vez más escurridiza y cómo financiarse, cuando la gran parte de la pauta digital queda en manos de las redes sociales.

Este es uno de los temas que se abordaron en Media Party, el evento que se llevó adelante desde el 13 y hasta hoy en el Konex. De ese encuentro participó Sonya Song, especialista en economía de medios y científica de datos de Chartbeat, una empresa encargada de medir y analizar la audiencia en el entorno digital.

En diálogo con Infobae, la experta analizó el panorama actual y compartió algunos casos de éxito en el mundo. El eje de innovación está puesto en producir contenido de calidad y en optar por estrategias de financiamiento donde la comunidad participe activamente, por ejemplo, por medio de la suscripción, un modelo que hoy es casi la principal fuente de financiamiento en el caso de The Wall Street Journal, The New York Times o Vanity Fair, entre otros.

Las redes sociales se llevan hasta el 80% de la pauta digital. Esto representa un problema para los medios tradicionales. ¿Qué otras formas de financiamiento pueden obtener?

—Facebook y Google se llevan la mayor parte de la publicidad, lo cual es triste, pero hay otros modelos. Muchos periódicos usan suscripciones, recurren a un paywall donde el usuario tiene acceso a cinco o diez artículos gratuitos por semana y luego hay otros artículos que son pagos. Algunos periódicos obtienen ganancias desde estos modelos de suscripción. Se requiere que esos artículos sean realmente especializados. Si es una información que se puede obtener en todos lados, ¿por qué pagarían por eso? El contenido debe ser realmente exclusivo, informativo y especial. Entonces ahí sí la gente estaría dispuesta para pagar por eso.

—¿Qué otras estrategias se pueden implementar?

—Los medios intentan otros modelos, como por ejemplo hacer eventos. Entonces invitan a autores famosos, políticos o activistas a dar charlas y luego cobran entrada. The Guardian tiene un sistema de donación, porque los buenos artículos son costosos de producir.

—¿Se comportan todos los usuarios de igual modo a la hora de consumir noticias? ¿Aquí, en China o Estados Unidos?

—La gente se está volcando cada vez más a las redes sociales. En China, Facebook, Twitter o YouTube están bloqueados, pero la gente en China desarrolló un ecosistema diferente, donde hay otras redes como WeChat. En otras partes se usa Facebook o Twitter. En Latinoamérica también se llevan mucho tráfico las redes sociales.

—¿Cree que sería buena idea que los medios digitales se transformaran para parecerse cada vez más a una red social?

—Depende de cómo se implemente y cómo la audiencia reaccione. Creo que el contenido es rey. Si el contenido no es informativo o interesante, no importa cómo lo empaques, la gente no lo va a comprar.

—¿Cuál es el futuro de los medios y del periodismo?

—Los medios digitales son dominantes ahora. La gente sigue viendo noticias en la TV y lee diarios y revistas, pero definitivamente los medios online son dominantes. Están todavía creciendo. Eso no se frenará y no se puede revertir.

—¿Qué le dirías a alguien que quisiera ser periodista ahora?

—Si una persona joven quiere entrar en los medios, creo que sería importante adquirir herramientas para los medios digitales como aprender a editar audios o videos. O saber cómo escribir código para presentar una idea de una forma bella e informativa, y también hay que aprender a ver y analizar datos. En Chartbeat monitoreamos cómo las historias se están leyendo y cómo están siendo referidas por Google o Facebook. También durante cuánto tiempo se leen y en qué países. Tenemos tantas métricas. No quiero generalizar, pero la gente que ingresó a los medios hace varias décadas quizás no estaba familiarizada con estos datos y métricas, pero poco a poco están aprendiendo. Para la gente joven, los nativos digitales, que nacieron con el teléfono celular y están tan cómodos con las herramientas online, creo que esta es una nueva oportunidad para ellos, para aprender sobre estas herramientas y usarlas para contar sus historias.

—¿La televisión tradicional está muriendo?

—La gente sigue viendo televisión, pero mientras hacen otras cosas. Hacen de todo con la TV encendida. La pregunta es cómo atraer a los usuarios con esos comportamientos. Quizás uno quiere pronunciar algo, un mensaje, pero la gente no mira constantemente la pantalla, entonces hay que ver cómo atraerlos. Los podcasts también están creciendo. No creo que ningún medio vaya a morir. Antes había teatros para ir a ver películas y ahora seguimos yendo al cine para tener una experiencia particular, y eso va a pasar con la TV y la radio.

Tal como explicó la especialista, las opciones son diversas y es momento de seguir experimentando, pero hay una fórmula que se está instalando y no falla: generar contenido exclusivo y de calidad. Esa es la base de la economía colaborativa. El lector está dispuesto a pagar por suscripciones, eventos o capacitaciones si a cambio obtiene una experiencia diferente o que implique un valor agregado.

Otras de las estrategias a las que recurren algunos medios digitales para financiarse es la producción de videos, como documentales o productos especiales, que son patrocinados. Y dentro del rubro eventos, además de charlas, a veces se ofrecen capacitaciones.

Por otra parte, hay ciertas plataformas que comenzaron a lanzar sus propias tiendas virtuales. A nivel local se puede mencionar el caso de Telefé, que, tras un acuerdo con Mercado Libre, el año pasado comenzó a comercializar productos que se ven en sus programas de TV.

LEA MÁS: