She Taxi. Así se llama la primera aplicación argentina para solicitar taxis conducidos por mujeres, con el fin de reducir incidentes de acoso y generar mayor seguridad para las pasajeras.

La iniciativa fue de María Eva Juncos, que trabaja como taxista hace diez años en Rosario. Decidió crearla luego de escuchar que muchas pasajeras le hablaban de la inseguridad o el miedo que les generaba viajar en taxi, según publicó Télam.

La aplicación es gratuita y está disponible para iOS y Android. Tal como en otras herramientas similares, el usuario debe darse de alta ingresando un nombre y contraseña.

Una vez que se pide el vehículo, se reciben los datos del conductor y se puede ver el recorrido en un mapa. Además, cuenta con un chat para poder comunicarse con la conductora durante el trayecto y hasta cinco minutos luego de finalizado el mismo.

(IStock)
(IStock)

She Taxi cuenta con 70 taxistas inscriptas en Rosario. Son todas conductoras registradas, con habilitación municipal y se aplica el mismo precio que en todos los taxis. No hay que pagar ningún adicional.

Ya se realizaron 2.800 viajes por medio de la aplicación, tan solo en la ciudad santafesina, que es la única del país donde esta herramienta está habilitada.

En dos semanas el servicio llegará a la ciudad de Córdoba y se está evaluando la posibilidad de lanzarlo en Salta, Tucumán y Buenos Aires.

Existen iniciativas similares en otras partes del mundo. En Pakistán funciona Pink Taxi; en Nueva York, existe una aplicación llamada She Rides: Women for Women y en Brasil está Femitaxi, que funciona en las ciudades de San Pablo, Río de Janeiro y Belo Horizonte.

Estas acciones se enmarcan dentro Ciudades seguras libres de violencia contra las mujeres, un programa de la Organización de las Naciones Unidas que busca que el transporte público sea un lugar seguro para las mujeres.

LEA MÁS: