Explosivos militares en casa del ex policía Agüero.
Explosivos militares en casa del ex policía Agüero.

Mario Enrique Agüero, de 63 años, había tenido una fuerte discusión con su hijo, E., de 36 años de edad, en su casa sobre la calle Leyria en Azul, provincia de Buenos Aires. El plomero que había visitado la casa esa tarde fue el problema. Agüero padre, ex policía de la Bonaerense con rango de suboficial mayor, jubilado, consideraba que el plomero había cobrado muy caro. "Vos jodé que me pongo loquito y hago un desastre", advirtió Agüero padre frente a su hijo y a su mujer, A., de 71 años, que convivía con él en la casa. De un momento a otro, el ex policía perdió el control. Su hijo, espantado, lo denunció en una comisaría local por amenazas de muerte.

El caso recayó en la UFI Nº 2 de la jurisdicción a cargo de la doctora Laura Mergaretic. El hijo del ex policía fue muy detallado en su denuncia, habló de unas pocas pistolas bajo la cama matrimonial de su padre. Así, Mergaretic despachó ayer por la noche a la Jefatura Departamental de Azul de la Policía Bonaerense a la calle Leyria para arrestar a Agüero padre por el delito de amenazar a su familia. Los efectivos esperaban encontrar armas: se encontraron con un arsenal.

Las armas no solo estaban bajo la cama, sino también en el pequeño galpón de la casa. En total, había ocho carabinas calibre .22, 22 escopetas de diversos calibres desde .12 a .24, seis fusiles calibres 7.62 y 7.65, once revólveres que llegaban hasta el calibre .44 y cinco pistolas calibres .22 y .9 mm.

Las municiones no se quedaron atrás. Agüero, por lo visto, tenía una microindustria en su casa: había 9.500 proyectiles, 400 cartuchos de escopeta, 300 vainas vacías, cinco máquinas para recargar y 10 kilos de pólvora negra, además de seis silenciadores. Sin embargo, todo esto era metal menor; Agüero tenía también en su poder 15 pertrechos militares como proyectiles antiaéreos y granadas para morteros.

No solo había armas. Se encontró dinero: $750 mil, principalmente con fajas bancarias. Mergaretic hasta el momento no tiene pruebas de si los billetes provienen, por ejemplo, de un asalto reciente. La fiscal tampoco pudo establecer hasta el momento de dónde provenían las armas ni tiene información alguna que indique, por ejemplo, si Agüero las alquilaba a delincuentes. Melgaretic también espera el legajo completo del ex suboficial de parte de los archivos de la Policía Bonaerense.

Por lo pronto, el ex policía se negó a declarar al ser indagado. El caso, probablemente, cambie de manos en los tribunales de Azul. Melgaretic pidió el cambio de competencia: el acopio de armas es un delito federal.

Parte del dinero incautado
Parte del dinero incautado