La adolescente de 16 años, Gisella Tapia Molina, desapareció el viernes pasado en Tandil. Su familia la vio por última vez cuando salía para la escuela secundaria Número 14, por la mañana. Ahora un mensaje confirmaría que se encuentra sana y salva, pero levanta sospechas.

En las últimas horas la familia Tapia Molina recibió un mensaje al menos dudoso: "No me busquen, estoy bien", se escucha decir a una voz que parecería ser la de Gisella, aunque las pericias policiales aún no confirmaron que sea la de la menor.

El domingo se realizaron durante todo el día rastrillajes en el marco de un operativo en distintas zonas descampadas de Tandil, pero los procedimientos arrojaron resultados negativos.

Según se pudo saber sobre el audio que recibió la familia vía WhatsApp, lo que se oye es la voz de una joven diciendo que se encuentra bien y que pide que no la busquen más, pero ni ellos pueden confirmar que se trate de Gisella.

En esta línea solicitaron que la búsqueda continúe y que su imagen siga siendo difundida, en tanto que adelantaron a medios tandilenses que en caso de que no aparezca en las próximas horas, convocarán a una movilización.

Gisella iba a la escuela cuando desapareció. Su tía, que trabaja como preceptora en el colegio secundario Nº14 la vio en la esquina, antes de su ingreso, pero nunca la vio entrar. La familia difundió dos números de teléfono para recibir información que pueda ayudar a encontrarla: (0249) 154479684 y 154606238. También se puede llamar al 101.

LEA MÁS