En la casa de la oficial Claudia Yamila Ferrando había más de 100 mil pesos, computadoras, tablets, celulares, un revólver, una carabina (ambas sin documentación) y 50 dosis de paco envueltas en papel glacé. Debajo del escritorio del teniente Jorge Abel Virreira aparecieron dos pistolas nueve milímetros con numeración limada. Al comisario Patricio Miguel Kearney Herrera le encontraron un arsenal en su hogar, ametralladoras incluidas.

El escándalo de la banda de al menos 9 policías bonaerenses sospechados de dar protección a redes narco y de trata de personas sigue aportando sorpresas. Si bien la investigación del juez federal de Lomas de Zamora Federico Villenas y del fiscal del mismo distrito Sergio Mola comenzó hace dos años y ya había deparado detenciones de narcos paraguayos, ahora alcanzó al menos a cinco integrantes de la fuerza, entre los que hay dos comisarios, inspectores y jefes de calle, y de los cuales cuatro ya fueron apresados.

Villenas ordenó este viernes la detención de Jorge Virreira (de la comisaría 4° de Lomas), Félix Breglia y Miguel Kearney Herrera (comisario y subcomisario del Comando de Patrullas de Avellaneda, respectivamente), César Pérez (jefe de calle de la 4° de Lomas) y Fabián Robledo (también de esa dependencia). Todos fueron esposados en sus lugares de trabajo menos la oficial Ferrando, a quien tomaron por sorpresa en su casa. También tiene pedido de captura el comisario Héctor Coquean, de la Distrital de Ezeiza. En tanto que los subcomisarios Raúl Alberto Gauna y Maximiliano Daniel Oviedo fueron desafectados de la fuerza por estar involucrados en la causa, aunque no quedaron detenidos.

Según la investigación, los agentes formaban parte de una red de explotación sexual de mujeres y travestis y daban protección a una red narco del conurbano bonaerense sur.

LEA MÁS