Daiana Colque y Hernán Báez.
Daiana Colque y Hernán Báez.

Alguien vio la sangre caer desde el balcón. En la mañana del 29 de septiembre último, una testigo apuntó que Daiana Belén Colque y su novio, Hernán Trinidad Báez, habían discutido violentamente en el primer piso de una casa ubicada en la manzana 99 de la Villa 31 bis, en el área del Playón Este, el foco de diversos homicidios narco a fines del año pasado. La mujer oyó gritos y corrió por las escaleras para encontrarse con un charco rojo y el cadáver de Daiana que lo emanaba. El Cuerpo de Prevención Barrial de la PFA constató la identidad de la víctima y contó ocho puñaladas en cuello y tórax. El cuchillo que se usó para el hecho estaba justo sobre la cama. Daiana tenía 19 años de edad.

Báez, de nacionalidad paraguaya, oriundo de San Pedro del Paraná, con 36 años y un tatuaje del Che Guevara algo borroso en el pecho, dejó ese día el asentamiento de Retiro para no volver. Ayer por la madrugada, fue detenido como principal acusado de la muerte de su pareja.

La división Homicidios de la PFA lo encontró en una casa sobre la calle Cornelio Saavedra en la zona de El Jagüel, partido de Esteban Echeverría, en un operativo bajo la firma del juez de instrucción Alberto Baños y que contó con la colaboración de la Policía Bonaerense.

El dato de su paradero vino de la Justicia federal: fuentes de inteligencia policial en la 31 bis le indicaron al equipo del fiscal Jorge di Lello el escondite de Báez, algo que la Fiscalía N°1 reportó inmediatamente a la Justicia de instrucción. Tomó varios días, apuntan fuentes judiciales, lograr la orden para capturarlo. Al ser requisado, le incautaron dos cuchillos y seis celulares. Aparentemente, su hermano menor lo alojaba: fue detenido junto a él. Le encontraron al palparlo una pistola calibre .38 en el cinto.

"Mi celosito", solía decirle ella, afectuosamente en conversaciones online. Precisamente, los celos habrían sido el móvil de la muerte de Daina. Fuentes judiciales confirman que Báez había pasado nueve meses preso en un penal federal, presuntamente por una vinculación con un homicidio. "Daiana lo iba a ver al penal, pero al parecer, habría tenido contacto con otros hombres", asegura un investigador: "Báez se habría enterado y luego fue a extorsionar a estos hombres para que le dieran dinero a cambio de no matarlos", apunta la misma voz. Con el tiempo, Daiana había decidido dejarlo, "por violento". El último encuentro entre ambos habría resultado en la muerte de la joven.

El vínculo entre Daiana y su presunto victimario, 17 años mayor que ella, estuvo cargado de problemas. La familia de la joven, apuntan fuentes del caso, miraba a Báez con recelo. Miriam, hermana mayor de Daiana, fue la primera en señalarlo. Habían comenzado su relación en febrero de 2015. Los mensajes de Facebook entre ellos y que la joven publicaba para sus casi cinco mil amigos online eran una constante, entre collages románticos del estilo Snapchat.

El 16 de julio, Báez subió una foto junto a ella y posteó: "Te elegí porque cuando mi luz se apagó te sentaste conmigo en las sombras y me enseñaste a volver a brillar". Le hablaba de "un futuro pleno", donde "no exista la arrogancia". Horas después, Daiana le respondió: "Gracias mi amor por todo, por bancarme, por entenderme, estamos pasando un mal momento".

Báez, tras ser detenido.
Báez, tras ser detenido.

Sin embargo, las referencias a peleas son usuales en los posts: "Cuando nos peleamos sé que no es para siempre", apuntó Colque meses atrás. El último mensaje de la joven marcó la ruptura: "Triste es saber que con la persona que decidiste iniciar algo nuevo decide dejarlo todo. Que de repente, de un día para otro, se pierda todo. En la calle como si nada me rompió el alma. Bajón -10″. Pocos días después, Daiana sería encontrada muerta.

Collages de Snapchat de la pareja.
Collages de Snapchat de la pareja.