Ninguno de los dos sospechosos fue identificado como el responsable de haber disparado contra las cuatro adolescentes
Ante el error en su vaticinio deportivo, Viacheslav Fedorénkov debió cumplir su promesa enfrente de sus colegas