Fotos: Télam
Fotos: Télam

Obreros y técnicos especializados comenzaron este sábado los trabajos para desmontar y remover el imponente monumento a Juana Azurduy que estuvo hasta hoy emplazado en la plaza detrás de la Casa Rosada desde julio de 2015, cuando la entonces presidente Cristina Kirchner lo inauguró acompañada del mandatario boliviano Evo Morales.

La estatua y la monumental base donde se posa -pesa unas 25 toneladas- serán reubicadas en la Plaza del Correo, frente al Centro Cultural Kirchner (CCK) y junto con el monumento a Juan de Garay, que estaba en una plazoleta que se usa como dársena de giro en Rivadavia y Alem y que también debió ser relocalizado por las las obras del Paseo del Bajo.

La escultura de Juana Azurduy, de Andrés Zerneri, fue emplazada en el parque de la Casa Rosada hace dos años, luego de que el gobierno kirchnerista decidiera mover el monumento a Cristóbal Colón, una medida que generó polémica entre los vecinos de la zona y asociaciones de inmigrantes italianos que habían regalado la estatua.

En 2013, la presidente Kirchner anunció que reemplazaría la escultura del descubridor de América por la de Azurduy, una coronela de la Independencia sudamericana que fue ascendida post-morten a generala por el gobierno kirchnerista. Tras el anuncio, la polémica incluyó medidas judiciales, amparos, y hasta una pelea con la comunidad italiana, que pidió defender la obra del escultor Arnaldo Zocchi que había sido promovida por el inmigrante italiano Antonio Devoto, como un obsequio a esa colectividad en 1921.

Para la construcción del monumento a Azurduy, Evo Morales donó un millón de dólares. En la ceremonia de inauguración, el líder cocalero remarcó su "alegría por estar en Argentina y ver a una hermana, a una guerrillera de la independencia como Juana Azurduy" y destacó "esta es una forma de descolonizarnos".

Cristina Kirchner y Evo Morales en la inauguración del monumento a Juana Azurduy
Cristina Kirchner y Evo Morales en la inauguración del monumento a Juana Azurduy

No sólo Azurduy y Garay tendrán una nueva ubicación: también está previsto el cambio de lugar del retoño del "Árbol de Guernica", ubicado a espaldas de la estatua del fundador de Buenos Aires en 1919. Se trata de un roble que es descendiente del árbol situado en la Casa de Juntas de Vizcaya ante el que juran su cargo el presidente regional del País Vasco. Es el simbolo de la libertad vizcaina y a su sombra juraban los reyes respetar sus principios. Fue donado por la colectividad vasca y plantado el 11 de junio de 1919.

Las obras del Paseo del Bajo cambiarán la fisonomía de la zona y pondrán fin a la polémica sobre cuál de las estatuas debería ocupar la parte trasera de la Casa de Gobierno. Con el nuevo trazado del corredor vial de 7,1 kilómetros que conectará las autopistas Illia y Buenos Aires-La Plata, los jardines de la Casa Rosada serán modificados. La autopista tendrá cuatro carriles exclusivos para camiones y micros de larga distancia y contará con 8 carriles para vehículos livianos -cuatro en sentido norte y cuatro en sentido sur-.

Si bien desde mayo pasado se sabía que septiembre era el mes en que estaban programadas las obras, no fue hasta este miércoles que se confirmó la noticia de que, a dos años de su emplazamiento, la estatua sería removida, por una decisión conjunta del Gobierno de la CiudadPresidencia de la Nación.

El Parque del Bajo será un espacio de 100.000 m2 destinado a sumar espacios verdes a la Ciudad y que contempla, además, reducir la curva de la avenida De la Rábida, agilizar el tránsito y vincular plazas y parques hoy desconectados.

En tanto, la estatua de Cristóbal Colón continúa todavía desmantelada en 186 partes en el espigón Puerto Argentino, en Costanera Norte, frente al Aeroparque Jorge Newbery.