El gobierno de la provincia de Buenos Aires pondrá en marcha hoy el nuevo Centro Integral de Monitoreo, destinado a controlar los arrestos domiciliarios, los traslados de presos, casos de violencia de género y la instalación de unidades penitenciarias a través de cámaras.

Así, el Ejecutivo busca realizar un seguimiento en tiempo real de los 1.560 internos con prisión domiciliaria y de las salidas transitorias  autorizadas por la Justicia a través de un GPS y un chip SIM.

En el caso de la violencia de género, se controlará a través del sistema de pulseras duales. En el caso de una persona que esté denunciada por violencia y la Justicia le haya dictado una medida perimetral que le impide acercarse a una mujer que lo denunció, se le instala un dispositivo que funciona junto al botón antipánico, cuándo el agresor denunciado se acerca se emite el alerta en el Centro de monitoreo.

Por otro lado, las 120 unidades destinadas al traslado de detenidos (micros, ambulancias y camionetas) estarán monitoreadas a través de un GPS desde el mismo centro de observación.

Respecto de las cámaras de seguridad en las cárceles, el proyecto prevé en esta primera etapa que comienza hoy en tres unidades (una de La Plata y dos de Los Hornos), vigilar a los internos las 24 horas durante los 365 días del año, en tiempo real, para obtener una alerta temprana de eventuales conflictos en situación de crisis.

Según se informó de manera oficial, en las próximas dos etapas se sumarán 8 unidades, y luego otras 13. Posteriormente, en la medida que se avance con la conectividad en las diferentes unidades penitenciarias, la implementación alcanzará un control integral de las cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense.

LEA MÁS