Tras haber pasado varios días detenido, Francisco Leonardo Agostino, uno de los sospechosos por el crimen de Anahí Benítez, fue puesto en libertad durante la madrugada de este martes y seguirá imputado en la causa. La orden fue dictada por el juez de Garantías 4 de Lomas de Zamora, Sebastián Monelos.

La resolución judicial indica que el profesor de matemáticas se comprometió a presentarse siempre que sea requerido por la Justicia y establece que Agostino deberá fijar un domicilio dentro del territorio de la Provincia. De esa vivienda no podrá ausentarse durante más de 24 horas sin dar aviso a las autoridades.

Agostino fue arrestado el último viernes en su casa de Llavallol por la Policía Bonaerense. Es una de las dos personas que están bajo la mirada de la Justicia en la causa que investiga la muerte de la adolescente, que fue encontrada en la reserva Santa Catalina, semienterrada entre tierra y hojas.

El hombre de 40 años, empleado de un colegio privado de Lomas de Zamora y de la Dirección General de Cultura y Educación provincial, había sido profesor de Anahí durante todo 2015 en el colegio Antonio Mentruyt.

Una supuesta obsesión de la menor con el docente llevó a las fiscales del caso, las doctoras Verónica Pérez y Fabiola Juanatey a pedir su arresto; la Policía Bonaerense encontró gran cantidad de fotos del profesor en un cuaderno de Anahí, una suerte de pequeño diario con anotaciones.

Agostino fue indagado ayer y este martes será el turno del segundo acusado, Marcos Esteban Bazán (34), quien fue marcado por los perros que participaron de la búsqueda como una persona que habría estado recientemente con Anahí. "Estoy totalmente convencida de que uno de los dos, o incluso ambos, son los responsables", dijo hoy la fiscal Pérez.

Ayer se supo que Anahí fue golpeada antes de ser asesinada por asfixia. Tras los estudios en el cuerpo de la joven, que al momento de ser hallada se encontraba completamente desnuda, el cadáver presentaba un corte en el pómulo derecho de por lo menos un centímetro de profundidad, otro en el párpado y un golpe con hematoma en la frente.

LEA MÁS: