(iStock)
(iStock)

Escuchamos hablar cada vez más de la ley de atracción, ¿pero qué hay de cierto en esto?

Nuestros pensamientos son muy poderosos, si visualizamos algo, si realmente lo creemos, se hará realidad. Una conocida frase dice "Tu lo has creído, tu lo has creado". Atraemos con nuestra energía todo lo que nos rodea. Creamos en nuestra vida lo que creemos que nos merecemos.

Si como seres humanos tenemos libre albedrío entonces podemos proyectar nuestros deseos y visualizar nuestro futuro y de este modo atraemos a nuestras vidas las personas o situaciones afines a nuestra vibración.

Nuestra energía atrae.

Por eso cuando tenemos miedo a algo, estamos pendientes de eso, pensamos todo el tiempo en aquello a lo que le tememos, y la mayoría de las veces, termina sucediendo, porque lo atraemos con nuestro pensamiento.

Es muy importante tener pensamientos positivos. Si visualizamos nuestro futuro, que sea con alegría y sin apego al resultado, sabiendo que si de verdad creemos lo que proyectamos, el universo se va a encargar de que suceda.

En muchos mails, nos preguntan si lo de "El secreto", es decir la ley de atracción, es tan real y poderosa, claro que lo es, lo único que si podría aclararse, es que cuando sólo se enseña a visualizar y creer que uno merece logros materiales, sin tener un anclaje profundo en lo espiritual, en lo duradero, en lo único real que es el Ser, y la experiencia dichosa del estado de conciencia plena, cualquier objeto o persona que atraigamos, puede ser una satisfacción epidérmica y muy poco duradera.

Si en cambio, pido, siento, percibo, saber quién soy, más allá de la venta mental del mundo con su valuación de las posesiones, puedo entrar en la fuente de la que todo surge y si, crear a conciencia aquello que me es útil para seguir creciendo espiritualmente en un universo que ciertamente es de abundancia.

Vayan siempre a lo Real, lo demás viene por añadidura, como decía Jesús, y a su vez enseñan tantísimos avatares.

Ustedes son seres de luz, no lo duden nunca, son creadores de su paso por el planeta.

Sólo que es hora de crear con conciencia plena, lo que se llama El Despertar.