El papa Francisco inauguró este mediodía (5 de la tarde en Roma) la sede vaticana de Scholas Occurrentes, fundación que había impulsado hace casi 20 años como cardenal en la Argentina y hoy está dirigida por su compatriota, José María del Corral.

A través de una videoconferencia, el Sumo Pontífice habló con jóvenes de nueve países, incluso argentinos, quienes desde el Ministerio de Educación de la Nación contaron su experiencia y agradecieron la oportunidad que les abrió Scholas Occurrentes.

Entre todos ellos estaban Estefy y Lucas, dos argentinos que participaron del programa, y le contaron al Francisco su experiencia.

La joven que hizo de "moderadora" le dio la palabra a "Esteban", el ministro de Educación Esteban Bullrich, quien si bien participó en la organización del evento, no se expuso en la cámara de la videconferencia y les dejó el protagonismo a los chicos.

"Los encuentros nos unieron a todos porque fueron escuelas de varias regiones, privadas y estatales, y nos dio un montón de oportunidades. Nos sacó muchos miedos, como la mía, que escribo poesías y la escuela me dio el espacio para que me anime", contó Lucas.

A su turno, Estefy destacó: "Scholas fue un sí entre tantos no que nos separaban. Se generó un espacio de confianza, lo que despertó grandes emociones. Teníamos sueños distintos y en este espacio de confianza pudimos dar lo mejor (de nosotros) y mostrar al otro nuestra pasión y el trabajo en equipo".

Chicos de Haití que formaron parte del programa Scholas
Chicos de Haití que formaron parte del programa Scholas

Luego de escuchar a chicos de 12 países por videoconferencia, y bromear con el aire acondicionado, el Pontífice dio un mensaje en el que alertó sobre dos peligros. Uno de ellos, expresó, es la "elitización de la educación". "Cada vez los presupuestos para la educación en algunos países se van acortando y crean una elite: la que puede pagar la educación", analizó.

El otro peligro es la globalización. "La globalización es buena, pero existe el peligro de concebirla como si fuera una bola de billar. Te hacés igual al sistema. Entonces no existís. La verdadera globalización, donde se busca la unidad, se da cuando cada uno mantiene su propia riqueza, busca su peculiaridad. Yo tengo un sentido. Cada uno de ustedes tiene un sentido", resumió.

El papa Francisco también habló con chicos de México
El papa Francisco también habló con chicos de México

El evento central se realizó en el tercer piso de la sede emplazada en el complejo San Calisto, un edificio extraterritorial del Vaticano ubicado en Trastevere, un pintoresco barrio de la capital de Italia.

LEA MÁS: