La intransigencia del gremio de maleteros provocó grandes demoras y cancelaciones de vuelos de varias empresas que operan en los aeropuertos de Ezeiza y Jorge Newbery, con impacto en otras aeroestaciones del interior del país.

Los trabajadores de la empresa estatal Intercargo realizaron desde las 6 de la mañana asambleas en varias terminales aéreas. Fue por el fracaso de las negociaciones paritarias, que ya llevan un mes y medio sin resolverse.

La medida de fuerza causó además que muchos pasajeros que arribaron a la ciudad no puedan retirar sus valijas de los bodegas de los aviones.

Por el momento, únicamente hay vuelos de Aerolíneas Argentinas, Austral y American Airlines, que tienen su propio personal de rampa. El resto de los vuelos fueron reprogramados y las compañías piden a los pasajeros que consulten por teléfono el nuevo horario

Crece el malestar de los pasajeros. En algunos casos sus vuelos fueron reprogramados para mañana sábado (NA)

Marcelo Ulrich, secretario de prensa de la Unión del Personal Superior y Profesional de Empresas Aerocomerciales (UPSA), justificó la medida de fuerza: "Acá hay un tema de política aérea. Estamos en negociaciones por paritarias con Intercargo hace un mes y medio. Llegamos anteayer a la mesa para firmar un acuerdo ya cerrado, al que solo le faltaba rubricar la firma. Cuando llegamos nos dice la gente de Recursos Humanos de Intercargo que el acuerdo se había caído, que habían caído todos los guarismos económicos que se habían acordado. Hubo dos reuniones con (el ministro de Transporte Guillermo) Dietrich, no se llegó a un acuerdo por una postura inamovible del Ejecutivo, y por eso llegamos a esto", señaló en diálogo con radio La Red.

"La empresa, a punto de firmar un acuerdo paritario, salió con otra oferta", dijo Rodrigo Borras, trabajador de Intercargo, al canal C5N.

"Intercargo no puede argumentar que sea por una cuestión económica porque presta un servicio de rampa y más del 80 por ciento de su facturación es en dólares. No pueden decir que no tienen dinero", señaló.