(Policía Metropolitana)
(Policía Metropolitana)

Dos de cada diez argentinos (22%) conocen "lugares o personas que venden drogas", según un relevamiento privado realizado por Fundación UADE, la consultora Voices! y el Observatorio de Prevención del Narcotráfico. En comparación con los datos del mismo relevamiento – realizado en 2015 – estos numeros presentan una tendencia descendente. El año pasado, el 27% conocían vendedores y aguantaderos. En Capital Federal, el porcentaje bajó del 34% al 25% en doce meses.

En el mismo estudio – para el que se entrevistaron 1000 personas mayores de 16 años – aseguran que "alrededor de cuatro de cada diez entrevistados conocen a personas afectadas seriamente por las drogas, sea en términos de salud, por dependencia-adicción, o que reflejen problemas con su entorno a causa del consumo de drogas". El informe destaca que esta última proporción "alcanza a 5 de cada 10 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires".

A su vez, el informe detalla: "Al comparar estos resultados contra los obtenidos en 2015, se observa que si bien el endurecimiento de las leyes sigue siendo la opción más mencionada, esta medida pierde aceptación con respecto al año pasado (cae significativamente del 55% al 42% en 2016), dando lugar a un crecimiento de soluciones específicas tales como un mayor control en fronteras y aeropuertos (32% contra 27% en 2015), el ataque a los puntos de venta de droga (que asciende del 22% al 27%) y -en menor medida- la promoción de la educación para que menos gente consuma (18% en 2015 contra 21% este año)".

En cuanto a otras alternativas, se destacan como útiles las campañas de prevención (38%), la rehabilitación de consumidores (27%) y la reducción de la pobreza (25%). El informe también se refiere al vínculo entre los estupefacientes y el inicio de situaciones violentas en la vida cotidiana de las personas: un 30% cree que la relación es directa.

Andrés Cuesta, Director de Investigación y Extensión de Fundación UADE, dijo que "si bien los argentinos tendemos a priorizar las acciones para combatir la oferta de drogas a través de la justicia y la seguridad, según nuestro estudio está avanzando la importancia que se le asigna a las iniciativas tendientes a disminuir la demanda, especialmente a través de la prevención educativa y la inclusión social".