A los 85 años, Deirdre Larkin volvió a quebrar el récord mundial tras batir su propia marca lograda a comienzos de año (AFP)
A los 85 años, Deirdre Larkin volvió a quebrar el récord mundial tras batir su propia marca lograda a comienzos de año (AFP)

Dedicó casi la mayor parte de su vida a tocar piano y enseñar arte. De hecho, aún lo hace. Pero a pesar de las probadas condiciones en el mundo musical, su mayor talento se vincula a la actividad física. Deirdre Larkin es una octogenaria mujer aventurera que hace siete años decidió incursionar en el running y desde entonces no paró de cosechar premios y elogios.

Esta asombrosa británica cautivó nuevamente la atención ajena tras su participación en Ginebra al batir el récord mundial de medio maratón en la categoría para mayores de 85 años con un registro de 2 horas y 5 minutos en los largos 21 kilómetros. Más que por los triunfos, el mérito se agiganta por la tamaña voluntad y dedicación para mantenerse vigente a su edad.

En la reciente maratón de Ginebra marcó un tiempo de 2 horas y 5 minutos (AFP)
En la reciente maratón de Ginebra marcó un tiempo de 2 horas y 5 minutos (AFP)

Deirdre, quien reside en Fontainebleau (Sudáfrica), comenzó su carrera deportiva en 2010, a los 78 años. El motivo: le diagnosticaron osteoporosis. Como su cuerpo rechazó los posibles tratamientos con inyecciones y medicamentos, los médicos le recomendaron que hiciera ejercicio para contrarrestar esa afección. Primero probó con yoga, pero no resultó. Fue entonces cuando el running apareció en el horizonte como opción.

Como su hijo también es un corredor apasionado, ella decidió pasar más tiempo con él, compartiendo la actividad. "Al principio fue difícil, pero tardé menos de dos semanas en darme cuenta de que me encantaba correr", expresó. Le agradó tanto que terminó uniéndose al Randburg Harriers Running Club.

En 2010 su médico le dijo que padecía osteoporosis y como la medicación no parecía surtir ningún efecto empezó a ejercitarse (AFP)
En 2010 su médico le dijo que padecía osteoporosis y como la medicación no parecía surtir ningún efecto empezó a ejercitarse (AFP)

La experiencia significó el regreso tras varias décadas, ya que desde que terminó la universidad no corría de manera regular. Cuenta que la práctica la hizo sentir más viva: "Mi sangre empezó a moverse con mayor frecuencia por mi cuerpo, ya no siento frío, siento todos los músculos de mi cuerpo, no sabía que tenía tantos", dijo.

A medida que fue perfeccionando sus condiciones llegaron las competencias y consigo los récords. El primero fue quebrar la mejor marca sudafricana en la distancia 10K. Luego, alcanzó alrededor de 80 más repartidos en distintas categorías. En la actualidad lleva completadas 500 pruebas. Solo en 2016 corrió 65 carreras, varias de ellas de 21k de distancia.

A lo largo de su corta carrera consiguió más de 500 medallas (AFP)
A lo largo de su corta carrera consiguió más de 500 medallas (AFP)

La cosecha de triunfos tiene detrás una ardua y disciplinada preparación. La fórmula para mantener el admirable rendimiento es correr tres veces por semana aproximadamente 8 kilómetros. Además, mantiene un cuidado similar al de un atleta profesional. Se levanta todos los días a las 5 de la mañana y en su dieta hay prohibidos. El azúcar, la sal y el café no están rutina alimentaria. Los logros no llegaron por casualidad.

En setiembre cumplirá 86 años, pero el documento seguirá sin ser un impedimento. Sus días los divide entre clases de piano en una escuela de Johannesburgo y el entrenamiento físico. Es una fuente de inspiración para los demás. "Dejar de correr es como una terrible muerte lenta. Voy a seguir mientras pueda. Aunque tuviese una sola pierna, seguiría intentándolo", admite.

LEA MÁS: