Los filamentos además de ayudar a cicatrizar las heridas pueden detectar futuros problemas (Shutterstock)
Los filamentos además de ayudar a cicatrizar las heridas pueden detectar futuros problemas (Shutterstock)

Manipulación genética, medicina personalizada o impresiones 3D son sólo algunos de los avances que, se cree, protagonizarán la medicina del futuro. Pero si bien todavía muchos parecen impensados y demasiado futuristas, algunos cambios superan tecnológicamente a lo que se esperaba.

Este el caso de las tecnologías de monitoreo médico. No muchas personas se imaginaron que los sensores de control del paciente podrían permanecer pegados -o mejor dicho cosidos- a su cuerpo, pero esa es la propuesta de un equipo de investigadores de la Universidad de Tufts en Massachusetts, Estados Unidos. Luego de mucha investigación, estos científicos han desarrollado un prototipo de "puntos inteligentes". Es decir, puntos quirúrgicos que no sólo se utilizan para cerrar las heridas, sino también para enviar datos a los médicos en tiempo real sobre la salud de los tejidos.

Para lograr puntos de sutura "inteligentes", los científicos de Tufts crearon hilos para que actúen como bloques de construcción para sensores más complejos. Según describen en un paper publicado en la revista Microsystems & Nanoengineering, los dos grupos de filamentos más importantes fueron, en primer lugar, los que podían transmitir pequeñas cantidades de electricidad gracias a que estaban hechos con fibras de algodón inmersas en tinta conductora y, por otro lado, los que podrían transportar líquido a través del tejido, creados con una capa hidrófila que aumenta la acción capilar (la misma fuerza que actúa en una toalla de papel cuando entra en contacto con un líquido).

Al combinar estos dos tipos de hilos con otros materiales, los científicos fueron capaces de crear puntos de sutura y vendajes con una amplia variedad de funciones. Por ejemplo, medir la cantidad de tensión que se ejerce sobre el músculo -a través de fibras que miden electricidad en función del estiramiento- o hasta medir el pH o la composición química del tejido -mediante un líquido transportado por la cerda desde el exterior a la piel-.

El sistema funciona a través de una sutura inteligente
El sistema funciona a través de una sutura inteligente

Se crearon también otro tipo de hilos para medir la concentración de glucosa, la temperatura y la presión del área, capaces de enviar los datos a un módulo externo que transmite la información de forma inalámbrica a una computadora.

Toda esta información es muy útil para los médicos en el control de la salud de un paciente. El pH de una herida, por ejemplo, es un buen indicador de cómo se recupera: el proceso de curación es más eficaz en un entorno ácido, pero si la acidez es demasiado alta, por lo general eso puede indicar una infección bacteriana.

El pH de una herida, por ejemplo, es un buen indicador de cómo se recupera (Shutterstock)
El pH de una herida, por ejemplo, es un buen indicador de cómo se recupera (Shutterstock)

Debido a que los "puntos inteligentes" estarían incrustados profundamente en el tejido, podrían reconocer las señales de advertencia en cuanto se manifiesten.

Sin embargo, los científicos señalaron que todavía queda mucho trabajo por hacer en el desarrollo de esta tecnología antes de que se puedan comprobar resultados reales, ya que los investigadores de Tufts solamente hicieron pruebas limitadas en tejido vivo.