Ciencia

Científicos argentinos y españoles confirmaron mediante un estudio que durante la maduración de este embutido se generan una serie de proteínas de manera natural que inhiben el desarrollo de la bacteria de la Listeriosis