El estrés agudo puede afectar la capacidad de recordar (Shutterstock)
El estrés agudo puede afectar la capacidad de recordar (Shutterstock)

El estrés es un conjunto de reacciones fisiológicas que preparan al organismo para la acción. Es por eso que, en niveles moderados, es útil para la vida diaria. Sin embargo, cuando supera los límites aceptados por el organismo puede generar diferentes reacciones.

En diálogo con Infobae, el doctor Daniel López Rosetti, Jefe del Servicio de Medicina del Estrés del Hospital de San Isidro, explicó: "El término estrés reactivo no existe. De hecho, no está en la nomenclatura médica. Es una redundancia".

"No existe ninguna persona que sea citada a declarar que no padezca este cuadro. Atravesar este tipo de situaciones, de por sí, ya genera alteraciones en el organismo, produce estrés. O sea, que hablar de estrés en este ámbito resulta normal".

"Lo que puede suceder es que la persona sufra un cuadro de estrés agudo. Esto tiene repercusiones psicológicas, en el ánimo y también en lo cognitivo. Este escenario puede resultar un buen argumento para diferir la declaración hasta que se produzca una compensación del cuadro clínico", explicó.

El autor del reciente libro Ellas (Editorial Paidós), finalmente, explicó que tanto en la psicología como en la medicina moderna "existen instrumentos" para determinar si el caso es tan agudo como dice presentarse. Además, según el especialista, la sintomatología produce una alteración de algunas facultades, siendo la memoria una de las más afectadas.

"Si bien el estrés es común, lo anormal puede ser la reacción psicofísica. Entre sus efectos puede estar, por ejemplo, la alteración de la memoria. En este caso, esto obligaría a posponer una declaración".

"Sin embargo, la convocatoria de peritos adecuados es un hecho posible. Un equipo de expertos tiene las herramientas para determinar si el gravedad del estrés es tal o solo se trata de una cuestión de tratar de evadir la declaración", finalizó.