Calorcito de mediodía casi primaveral. General Rodríguez. Dos operarios de una empresa contratista hacen pozos sobre una vereda inexistente de la calle Roca. A sus espaldas un gran portón negro viste la entrada de lo que a primera vista parece una quinta de fin de semana. Sobre la pared blanca se nota la mancha que dejó un cartel cuadrado que ya no está. Se escucha el ruido de una maquina de cortar pasto y el ladrido de los perros de un vecino. Nada más.

En la puerta del lugar quitaron el cartel donde se leía: “Monasterio Nuestra Señora del Rosario de Fatima. Monjas Orantes y Penitentes” (Foto: Adrián Escandar)
En la puerta del lugar quitaron el cartel donde se leía: “Monasterio Nuestra Señora del Rosario de Fatima. Monjas Orantes y Penitentes” (Foto: Adrián Escandar)

El cartel que fue quitado era de chapa, blanco, con letras azules que indicaban: "Monasterio Nuestra Señora del Rosario de Fatima. Monjas Orantes y Penitentes". Pero el cartel ya no está. En este último año y medio todo cambió en General Rodríguez. Cambió exactamente desde la madrugada del 14 de junio de 2016 cuando el ex secretario de Obras Públicas de la Nación, José López, revoleó sobre ese portón bolsos con 9 millones de dólares.

Gervasio, quien se encarga del parque y del monasterio, conversa con la mujer que cuida a las hermanas y hace los mandados  (Foto: Adrián Escandar)
Gervasio, quien se encarga del parque y del monasterio, conversa con la mujer que cuida a las hermanas y hace los mandados  (Foto: Adrián Escandar)

Esa misma noche sentenció, no sólo su destino -hoy detenido en el penal de Ezeiza-, sino el de las monjas que lo ayudaron y recibieron sin saber lo que pasaba. La Iglesia Católica les quitó el apoyo económico y desintegró la figura eclesiástica del monasterio. Todavía resta decidir que harán con las instalaciones y qué les espera a las hermanas Alba, Inés y Marcela que por "cuestiones sensibles" no han sido trasladadas.

El 14 de junio de 2016, José López llegó al monasterio llevando bolsos con nueve millones de dólares
El 14 de junio de 2016, José López llegó al monasterio llevando bolsos con nueve millones de dólares

El edificio central, donde habitan las hermanas, está intacto pero lo que cambió es todo lo que está a su alrededor. El perímetro del enorme predio donde se erigió el monasterio ya no infranqueable y sólo quedó una cámara de seguridad sobre la entrada principal, que parece no funcionar. Basta con caminar unos pasos sobre la calle Roca para poder ver, entre una media sombra rota y un alambrado casi desintegrado, las cortinas cerradas de todas las ventanas del edificio. Cualquiera puede pasar e ingresar sin problema.

Todo lo que rodea la actualidad de las monjas es misterioso. La construcción de un anexo, que ya estaba paralizada antes de la noche de locura de López, sigue en estado de total abandono. Alba declaró en su momento que el ex funcionario K le había dicho que quería donar los millones para "finalizar la obra". López nunca la confirmó.

Ubicado a unos 40 kilómetros de la capital, en General Rodríguez, el terreno que ocupa el monasterio fue donado por sus propietarios a la iglesia, concretamente al obispo de Avellaneda, Rubén Héctor Di Monte (Adrián Escandar)
Ubicado a unos 40 kilómetros de la capital, en General Rodríguez, el terreno que ocupa el monasterio fue donado por sus propietarios a la iglesia, concretamente al obispo de Avellaneda, Rubén Héctor Di Monte (Adrián Escandar)

Infobae intentó hablar con el encargado de los trabajos de mantenimiento del parque, pero fue imposible lograr una conversación lógica. Apenas se presentó y se negó a dar precisiones sobre el presente del monasterio, o quién paga sus servicios. Gervasio, como dijo llamarse, se quejó de "la corrupción macrista" y dio a entender que trabaja ad honorem y que luego "Jesus" le devuelve con oportunidades laborales. Lo concreto es que el jardinero llegó al monasterio manejando una reluciente 4×4 de alta gama, nueva, pero se tomó el trabajo de apoyar una escoba sobre el vehículo estacionado una manera tal que desnudaba su verdadero objetivo: tapar la patente.

Las monjas, que en realidad son laicas consagradas -es decir, personas que sin ser religiosas, profesan la castidad, pobreza y obediencia y en este caso incluso la clausura-  reciben el cuidado y la atención de Ana Pronesti, una "colaboradora" que no fue separada por la Iglesia y de quien depende el día a día de las hermanas.

La Iglesia Católica les quitó el apoyo económico y desintegró la figura eclesiástica del monasterio (Adrián Escandar)
La Iglesia Católica les quitó el apoyo económico y desintegró la figura eclesiástica del monasterio (Adrián Escandar)

Infobae mantuvo un breve diálogo con la encargada de hacer los mandados y atender a las hermanas, justo en el momento en que se disponía a ingresar al convento en su camioneta. La reacción de la mujer fue insólita: enojo, arremetida, marcha atrás y amenaza de llamado policial: "Ustedes se van de aquí y no me filman más", gritó.

El encargado de cuidar el ex convento llegó en una 4×4 y cuidó de tapar la chapa con una escoba luego de conversar brevemente con los periodistas de Infobae (Adrián Escandar)
El encargado de cuidar el ex convento llegó en una 4×4 y cuidó de tapar la chapa con una escoba luego de conversar brevemente con los periodistas de Infobae (Adrián Escandar)

Todo se maneja así. Apenas estalló el caso López, Pronesti se presentó como una suerte de vocera y una simple "colaboradora" pero luego fue denunciada por ser una reconocida prestamista de la zona de General Rodríguez. Pronesti reconoció haber hablado con López en distintas oportunidades y haber tenido contactos con el propio ex ministro de Planificación, Julio De Vido.

La hermana  Celia Inés Aparicio en una de las últimas oportunidades en que se la vio fuera del covnento (DYN)
La hermana  Celia Inés Aparicio en una de las últimas oportunidades en que se la vio fuera del covnento (DYN)

Según pudo confirmar Infobae con voceros de la Curia, el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani, decidió dar de baja la figura con la cual funcionaba el monasterio y retirar todo el apoyo económico y logístico que se les daba a las cuatro monjas. Radrizzani es quien está llevando adelante las negociaciones entre el Vaticano y el Cardenal primado de la Argentina, Mario Poli, para decidir qué destino se le dará a las instalaciones. Si bien el argumento "oficial" es que la "asociación privada de fieles", que le daba cobijo eclesiástico al convento, no cumplió con ninguna de las pautas establecidas en el derecho canónico, la realidad es que eso sirvió como excusa para ocultar el verdadero motivo: la relación irregular de las monjas, el Monasterio y el dinero de la política.

Alba Día de España Martínez Fernández : la madre Alba, para todos en el convento
Alba Día de España Martínez Fernández : la madre Alba, para todos en el convento

Desde hace un año y medio las hermanas prácticamente llevaron su figura de "clausura" al extremo. "Se recluyeron en una suerte de penitencia por todo lo ocurrido", explicaron a Infobae. Alba, la madre superiora, y la única complicada en la causa de los bolsos, fue sobreseída luego del diagnóstico hecho por una junta médica que concluyó que "no se encuentra en condiciones psicofísicas para enfrentar un proceso penal", agregando el hecho de que se maneja en silla de ruedas. El resultado de los estudios médicos dictaminaron que "se encuentra desorientada, particularmente en tiempo; el conocimiento de hechos concernientes a sí misma se mantiene, pero es parcial, fragmentado e incompleto". Consideraron que se corresponde a un "estado demencial moderado", por lo que "no se encontraría en condiciones de declarar con discernimiento o introspección razonables".

Ya no se ven cámaras de seguridad rodeando el perímetro (sólo una sobre el portón) y las hermanas se han recluido en el monasterio: ya nadie las ve salir (Adrián Escandar)
Ya no se ven cámaras de seguridad rodeando el perímetro (sólo una sobre el portón) y las hermanas se han recluido en el monasterio: ya nadie las ve salir (Adrián Escandar)

En la Iglesia sostienen que se evitó el traslado de las monjas para no perjudicar la salud de las religiosas. "Llevan toda una vida ahí. Sacarlas sería demasiado castigo", agregaron fuentes de la Iglesia.  En uno de los allanamientos al monasterio, la Justicia detectó espacios similares a "bovedas" pero fue Alba quién quitó las sospechas de manera brutal: "Una era mi futura tumba". Ella y sus hermanas se acogieron al voto de arraigo, que dispone que deben ser enterradas en el lugar donde desarrollaron su clausura. Aún así hay pocas cosas claras: nadie puede explicar cómo se sostiene la estructura y el mantenimiento del predio ni quién paga la comida y las necesidades básicas de las religiosas.

En la Iglesia sostienen que se evitó el traslado de las monjas para no perjudicar la salud de las religiosas. “Llevan toda una vida ahí. Sacarlas sería demasiado castigo” (Adrián Escandar)
En la Iglesia sostienen que se evitó el traslado de las monjas para no perjudicar la salud de las religiosas. “Llevan toda una vida ahí. Sacarlas sería demasiado castigo” (Adrián Escandar)

En el reportaje exclusivo de Infobae a Cristina Kirchner, la ex jefa de Estado reconoció odiar a López por el episodio y se quebró al recordarlo. Un año y medio después, los daños colaterales de López siguen generando terremotos: Cristina lloró, las monjas se quedaron sin monasterio, se castigan con penitencia extrema y su futuro es incierto. Tan incierto como todo lo que rodea al convento de los bolsos llenos de dólares.