Con un vestido rosa y de buen humor, Cristina Kirchner sigue los resultados desde el segundo piso del hotel de los jugadores de Arsenal. Según contaron a Infobae, la ex presidenta pisará el escenario del polideportivo del equipo de Sarandí "una vez que estén los resultados finales".

Es que la diferencia con Esteban Bullrich comenzó a achicarse a medida que fueron entrando los resultados de la Tercera Sección electoral (que concentra votos de La Matanza y sur del conurbano) y en Unidad Ciudadana ahora estiman que podrían dar un "zarpazo" de madrugada. Por eso Cristina espera y, según cuentan, no quiere que le hablen de números. Llegó a las 20 a Sarandí en un auto blanco y se instaló en una habitación, un piso arriba de donde está la mayoría de los candidatos y referentes del kirchnerismo actual. Por allí se vio a Daniel Scioli, Fernando Espinoza, Verónica Magario, Fernanda Vallejos, Teresa Parodi, Horacio Pietragalla, Juliana Di Tullio, el intendente de Avellaneda Jorge Ferraresi, Mariano Recalde y, por supuesto, al otro candidato a senador, Jorge Taiana.

En su espacio privado del segundo piso, Cristina Kirchner apenas recibió a Taiana, Oscar Parrilli, Di Tullio y a Espinoza y algún otro dirigente de máxima cercanía, pero la mayoría del tiempo la pasa a solas con su hijo Máximo. "Está de buen humor pero no quiere que le hablen de las elecciones", contaron a Infobae.

Por eso la noche se hace larga en Sarandí. Cristina espera. En su sala no tiene televisión. Pero un piso más abajo siguen con detenimiento los números que la acercan a Bullrich. Cuando todo esté definido, para bien o para mal, según el ojo kirchnerista, la candidata a senadora hablará: "Recién ahí se va a enterar cómo le va y saldrá a decir lo que crea que tiene que decir".

LEA MÁS: