(Télam)
(Télam)

La Cámara Nacional Electoral y la empresa INDRA coincidieron hoy en realizar, en reuniones separadas, presentaciones ante la prensa destinadas brindar transparencia en torno al proceso de escrutinio que tendrá lugar el próximo 13 de agosto tras las elecciones primarias, y el 22 de octubre cuando sean las generales.

INDRA es la empresa española que volvió a ganar la licitación para la realización del escrutinio provisorio, como lo viene haciendo desde 1997. Se trata de un conteo de los votos que no tiene valor legal, pero es el que le interesa a la opinión pública, porque se hace bajo un sistema informático que -en condiciones normales- permite conocer los resultados cerca de la medianoche. El escrutinio definitivo es el que realiza la justicia electoral pasadas las 48 horas del día de la elección, y puede demorar entre dos y tres semanas.

En el encuentro que se realizó en la sede de la Cámara Española de Comercio de la República Argentina, los ejecutivos de INDRA explicaron que el escrutinio lo inician en la mesa de votación las autoridades y los fiscales partidarios, que elaboran dos registros: por un lado, el telegrama con los resultados, con el que se elabora el conteo provisional; y por el otro, el acta de escrutinio, que es la que se utiliza para el escrutinio definitivo.

El telegrama luego es recogido por personal del Correo Argentino que lo lleva a los 397 Centros Generales de Distribución que se instalarán en todo el territorio nacional, desde donde son escaneados para ser enviados como imágenes al centro de operaciones ubicado en Barracas, la oficina central de la empresa postal estatal. Allí se hacen dos cargas paralelas, A y B. Si éstas coinciden, el telegrama se carga. Si no coinciden, se revisan. Si continúa la falta de coincidencia, no se lo contabiliza y pasa a ser calificado de "incidencia definitiva", lo que obliga a no sumarlo al conteo. Pasa directamente para ser evaluado en el escrutinio definitivo.

Los fiscales informáticos pueden seguir en tiempo real la carga de los telegramas en despachos específicos, donde cada uno tiene una clave que les permite analizar desde el inicio cada telegrama que se vaya cargando. Sin embargo, solo podrán tener acceso los resultados provisorios a partir de las 21, como todos los demás ciudadanos, ya que es la hora estipulada por el Poder Ejecutivo Nacional para hacer pública la información. Será mediante la página www.resultados.gob.ar.

Guillermo Lamadrid, director de Procesos Electorales de INDRA, y María Sánchez Lazo, gerenta de Relaciones Institucionales de la compañía, fueron los encargados de contar la trayectoria de la compañía en los distintos negocios en los que está involucrada en la Argenina (en control de accesos y ticketing en la red ferroviaria, radares de velocidad en rutas nacionales y provinciales, validados para tarjeta SUBE, y sistemas de gestión de tráfico aéreo en aeropuertos argentinos, entre otros rubros), además de dar detalles acerca del proceso de carga, conteo  y difusión en elecciones nacionales que vienen realizando desde 1997.

La CNE, por su lado, hizo una demostración de la prueba piloto del sistema de identificación biométrica electoral que se realizará en algunas escuelas de la frontera norte. En Corrientes, Chaco, Formosa, Jujuy, Misiones y Salta se instalarán en 1.052 mesas, que representan el 9.67% de cada distrito, y equivale a unos 362.460 electores. Esto permitirá detectar migraciones electorales fraudulentas.

En efecto, desde hace varias elecciones hay denuncias crecientes en torno a ciudadanos paraguayos o bolivianos que cruzan la frontera sin estar habilitados para la votación, ya que no tienen residencia en la Argentina, y podrían ser objetos de prácticas clientelares.

El Código Nacional Electoral prevé la futura incorporación de tecnología biométrica al Registro Nacional de Electores y, con esta prueba piloto, se espera avanzar hacia la identificación automatizada del votante en las mesas de votación.

Según informó la CNE, la utilización de los dispositivos no reemplaza al padrón electoral ni impide al ciudadano votar. Explícitamente se indica que "no debe impedirse de ningún modo la emisión del sufragio por parte de los electores con fundamentos en la verificación biométrica". En caso de que el cotejo biométrico sea negativo, tampoco se anulará el voto. Se trata de hacer una prueba para el análisis y, eventualmente, la futura toma de decisiones al respecto.

Los dispositivos que se utilizarán son VIU 500 ATK100 (que operan bajo el sistema Android), y fueron adquiridos por el Poder Judicial de la Nación, con el apoyo presupuestario del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.