Con un poco de picardía política y también como muestra de cambio de estilo respecto a otras gestiones del Poder Ejecutivo, el Gobierno acelerará el desembolso de fondos para los partidos en la campaña y esta semana se dispone a girar unos 243 millones de pesos a las agrupaciones políticas para las PASO y los comicios generales de octubre.

Según confiaron a Infobae fuentes calificadas de la Casa Rosada, la Dirección Nacional Electoral (DINE), que depende del Ministerio del Interior, emitió una disposición y la orden de pago respectiva para que el Ejecutivo gire a los partidos los fondos para la campaña y para la impresión de las boletas. Ahora será el Ministerio de Hacienda el que tendrá la tarea de desembolsar la totalidad de las partidas para gastos proselitistas.

"Estimamos que a fines de esta semana se girarán los fondos a los partidos. Hacienda es quien pagará y ello dependerá también de que los partidos políticos tengan abiertas sus cuentas", dijo un funcionario de la Casa Rosada que está abocado a esta temática. Puede ser que en algunos casos haya un retraso en los pagos porque los partidos no tienen las cuentas abiertas para los gastos de campaña. Pero si estos se encuentran en orden, el Gobierno estaría en condiciones de poder pagar esta misma semana los fondos de campaña. Sin embargo, el espíritu que impera es acelerar al máximo los tiempos de envío de partidas.

De esta manera, Cambiemos busca diferenciarse de otras gestiones presidenciales donde los gastos de campaña llegaban con retraso de parte de la Dirección Nacional Electoral o se giraban los fondos hacia el final de los comicios, cuando ya la campaña estaba avanzada.

Más allá de mostrar una cara amigable, transparente y sujeta a la ley electoral, el Gobierno esconde en esta jugada una picardía: le habilitará en lo inmediato fondos frescos al Frente Cumplir, de Florencio Randazzo, para hacer campaña a sabiendas que en el reparto oficial este frente peronista recibió más fondos para la campaña que la agrupación Unidad Ciudadana de Cristina Kirchner. Es que por ley el reparto de fondos para la campaña se realiza en función de los votos que cosechó cada partido en las últimas elecciones. En este caso, en la provincia de Buenos Aires, al haber contabilizado los votos de 2015 del Frente Justicialista y no haber abandonado las filas del PJ, a Randazzo le corresponderán en la provincia de Buenos Aires $3.909.000 millones contra $855.000 pesos de Unidad Ciudadana. A la vez, el frente oficialista Cambiemos en la provincia de Buenos Aires obtendrá 3.970.000 pesos y el frente de Sergio Massa 1Pís recibirá por gastos de campaña 1.900.000 pesos.

Esta jugada en un territorio de dura disputa electoral como el bonaerense le permitirá a Randazzo contar con dinero fresco y en mayor cantidad para hacer campaña frente a su mayor oponente que es Cristina Kirchner. A la vez, el frente peronista de Randazzo también obtuvo, por el procentaje de votos obtenidos el PJ en las últimas elecciones, mayor cantidad de espacio en los medios para hacer publicidad electoral.

En el caso de Chaco y Córdoba, por ejemplo, también el frente de Cristina Kirchner se verá poco beneficiado en el reparto de fondos. En Chaco Cambiemos tendrá 271.000 pesos para la campaña contra 545.000 pesos del frente oficialista Chaco Merece Más del gobernado Domingo Peppo, unos 94.000 pesos de 1País y 88.000 pesos de Unidad Ciudadana. En Córdoba el frente Cambiemos obtendrá 1.300.000 pesos, Unión por Córdoba 684.000 pesos y Unidad Ciudadana 634.000 pesos.

En el caso de los gastos para la confección de boletas todos los partidos recibirán por igual fondos para las listas de diputados y senadores por el orden de unos 96 millones de pesos.