La agenda presidencial (al menos la que se manejaba en los medios de comunicación) indicaba presencia en el acto por el Día de la Bandera, un breve discurso y una posterior salida hacia un helicóptero que trasladaría al jefe de Estado hacia la Quinta de Olivos.

Sin embargo, en el programa se incluyó un evento que estaba fuera de cálculo: Mauricio Macri se retiró rápidamente del evento que compartió junto al gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, y se dirigió a la zona sudoeste de Rosario.

Allí hizo una visita especial: alrededor de las 10 de la mañana, escoltado por un fuerte operativo de seguridad, ingresó a un galpón ubicado en 24 de septiembre y Cafferata donde funciona una pequeña empresa de encomiendas.

La imagen de una vecina que fue visitada por el Presidente (La Capital)
La imagen de una vecina que fue visitada por el Presidente (La Capital)

Según medios de Santa Fe como Rosario3, el mandatario descendió de una camioneta con un ramo de flores, ante la conmoción de los vecinos de la zona que no daban crédito a lo que veían.

Durante la visita, Macri y Juliana Awada hablaron con "Elisa (59 años) y Jorge (60), quienes, con una cartera de 25 clientes, prestan el servicio de mensajería entre Rosario y Santa Fe", dijo Presidencia en un comunicado.

Hace algunas semanas, Elisa le había enviado un mensaje al Presidente a través de Facebook en que le expresó su apoyo y le dijo que "ojala muchos argentinos se animen a los nuevos proyectos, y que con voluntad SE PUEDE".

"Estamos viendo cómo le encontramos la vuelta para seguir creciendo y poder generar fuentes de trabajo. Si bien ya no somos unos pibes, tenemos todas las energías en este nuevo proyecto y somos felices haciéndolo", comentó Elisa