La cúpula de la CGT (DyN)
La cúpula de la CGT (DyN)

Quince días después del primer paro general que sufrió el gobierno de Mauricio Macri, la CGT endureció su postura, se quejó por la falta de respuestas y adelantó que la tensión entre ambas partes va a aumentar si no hay señales claras.

El integrante del triunvirato de la central obrera, Juan Carlos Schmid, afirmó hoy que tras la medida de fuerza del pasado 6 de abril "no se han visto señales del Gobierno" hacia los trabajadores, por lo que consideró que se debe "ir madurando el conflicto".

"Los paros no son mágicos. Puede tener resultados en meses y al año. Esta es la historia de la lucha por el progreso social", expresó el dirigente gremial, y sostuvo que por el momento no se han "visto señales del Gobierno" para atender los reclamos de la CGT. Al respecto, evaluó: "Obviamente vemos que tenemos que ir madurando el conflicto".

Schmid acusó al gobierno de Macri de “no dar señales”
Schmid acusó al gobierno de Macri de “no dar señales”

Schmid también se refirió a la discusión que tuvo lugar este jueves durante la reunión del consejo directivo de la CGT entre el secretario general del gremio de los empleados de peajes, Facundo Moyano, y el integrante de la conducción Héctor Daer.

En ese sentido, aseguró que la unidad de la central está "a mitad de camino siempre" y convocó a "evitar un empujón que termine de derrumbar todo lo que se intenta levantar". "Es una discusión encendida entre dos compañeros", admitió el dirigente sindical sobre el enfrentamiento.

En declaraciones a radio El Mundo señaló que durante la reunión del consejo "se intercambiaron fuertes opiniones" y "hubo discusiones como hay en muchos programas periodísticos de la televisión".

LEA MAS