Luego de cumplirse diez días sin clases en la provincia de Buenos Aires y en la antesala de la marcha a la Plaza de Mayo que encabezarán los cinco gremios docentes el próximo miércoles, los delegados de los nueve gremios sindicatos se reunieron este lunes con autoridades del gobierno de María Eugenia Vidal.

Entre los presentes del encuentro, estuvo Roberto Baradel, uno de los delegados que más han confrontado con el Ejecutivo bonaerense durante la discusión paritaria de este año.

La reunión se dio por fuera del marco de la conciliación obligatoria dispuesta por el Ministerio de Trabajo provincial. Así lo aseguró el delgado de ATE, Carlos Díaz, luego del cónclave. "Ambas partes mostramos voluntad de dar continuidad a las negociaciones paritarias", expresó.

Además, sostuvo que "el aumento salarial para el 2017 no puede ser inferior al 35%" y aseguró que durante el 2016 "hemos perdido un salario entero, es decir, alrededor de 10 mil pesos".

Pese a que aún no se llegó a un acuerdo, los docentes valoraron el nuevo llamado al diálogo del gobierno provincial. "En la reunión fijamos nuevamente posiciones y acordamos que en el próximo encuentro vamos a discutir, en condiciones técnicas, el probable aumento salarial", indicó el delegado de UPCN, Rubén Landivar.

(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

María Laura Torre, de Suteba, afirmó que "las medidas de lucha continúan hasta que no haya una propuesta del Gobierno". Además, aseguró que todos los delgados les plantearon las autoridades que es "fundamental que se convoque a la paritaria nacional docente".

Autoridades provinciales le aseguraron a Infobae que durante la reunión se les reafirmó a los docentes que se mantendrán los descuentos a quienes paren. Además, precisaron que, por pedido de Baradel, se trató el tema del ausentismo y las licencias.

Durante el encuentro no se discutieron los montos del aumento salarial ni las formas de pago. El cónclave sirvió para retomar el diálogo luego de una semana sin avances en las negociaciones paritarias.

Los gremios docentes no asistieron a las últimas dos reuniones a las que fueron convocados y el conflicto se agudizó. La última semana la gobernadora Vidal fue muy crítica con los docentes que motorizaron la protesta y aseguró que "no tienen vocación de diálogo". Además, aclaró que "algunos dirigentes tienen vocación por un conflicto que se extienda el mayor tiempo posible".

La semana pasada la mandataria anunció que les pagará a los docentes un adelanto que va desde $1.500 a los $3.750, a cuenta del acuerdo paritario que se cierre. Además, adelantó que dará un "reconocimiento extraordinario por presentismo" de $1.000 a los maestros que no se plegaron a la huelga y estuvieron en las aulas.