Se realizó en Casa Rosada la reunión en el marco del "Diálogo para la Producción y el Trabajo", que incluyó a funcionarios y representantes de gremios y empresas. En este primer encuentro, se buscó consensuar un bono de fin de año para trabajadores activos y así desactivar de manera definitiva la huelga.

La reunión se realizó en el subsuelo del edificio de Balcarce 50, y se espera una conferencia de prensa con integrantes de los tres sectores.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, encabezó la delegación de funcionarios y estuvo acompañado por ministros como Jorge Triaca (Trabajo) y Mario Quintana (Coordinación Interministerial), mientras que por la CGT estuvieron presentes los miembros del triunvirato, Juan Carlos Schmid, Héctor Daer, Carlos Acuña, además de integrantes del Consejo Directivo.

Entre otros empresarios, participaron el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Adrián Kaufmann Brea, el de la Cámara Argentina de Comercio, Jorge Luis Di Fiori, y el titular de la CAME, Osvaldo Cornide.

La reunión se desarrolló luego de que el Gobierno y la CGT negociaran la semana pasada un bono de 1.000 pesos para jubilados y beneficiarios de la AUH y ahora se incorporará a los empresarios para tratar de definir una compensación para trabajadores privados activos, a la que los gremialistas buscarán poner un piso de 2.000.

En la previa, los sectores más "dialoguistas" de la CGT que participan de las negociaciones sorprendieron al afirmar que el bono para jubilados y AUH "es insuficiente", ya que antes habían dicho que eso representaba "un paso adelante".

Por su parte, los sectores más "combativos" de la CGT -el moyanismo y el gremio de Bancarios que no integra la conducción de la central- y las dos CTA criticaron duro el monto del bono y presionan a los "dialoguistas" para convocar lo antes posible a una medida de fuerza.

Horas antes de asistir al encuentro en la Rosada, el integrante del triunvirato Carlos Acuña advirtió que al Gobierno hay que "darle apoyo por cuatro años" porque para ese período fue electo, pero advirtió que "si gobiernan sólo para los patrones" habrá conflictos.

"Discutiremos con los sectores privados y estamos pidiendo un piso de 2.000 pesos como referencia y que cada sindicato discuta con su sector", adelantó Acuña en declaraciones a la radio Futurock.

Un punto a resolver será el del bono para los trabajadores activos del sector público, sobre lo cual Triaca sostuvo que cada provincia se debería ocupar de esa demanda según su propia situación fiscal, mientras que circulaban versiones acerca de que el Ejecutivo podría comprometerse a dar una compensación de fin de año sólo para la administración pública nacional.

En ese contexto, algunos gobernadores ya adelantaron que no cuentan con fondos para el bono y que sin ayuda extraordinaria de Nación será imposible abonarlo, por lo cual temen que se pongan en marcha huelgas de los estatales provinciales.

(Nicolás Stulberg)
(Nicolás Stulberg)

Por su parte, el jefe de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, repudió el encuentro de este miércoles en la Rosada, al considerar que "no es una mesa de diálogo social" sino "un pacto" y aseguró que habrá un paro con movilización para la última semana de octubre de ambas CTA junto a algunos sectores más duros de la CGT y movimientos sociales.

En declaraciones a radio La Red, Micheli consideró que el cónclave tripartito de hoy "no es una mesa de diálogo social de ninguna manera" y lamentó que el Gobierno deje "afuera a las CTA de toda discusión".