Antonio  Bonfatti fue gobernador de la provincia de Santa Fe hasta el 10 de diciembre de 2015. Hoy es diputado provincial y presidente del Partido Socialista. En ese carácter, visitó los estudios de Infobae TV y analizó la marcha del gobierno de Mauricio Macri poniendo el acento en la grave situación social que se vive en su provincia. Aquí, parte del diálogo:

-A siete meses de gestión de Macri, ¿cómo ve la situación socioeconómica del país?

-Con preocupación. Tomamos un tiempo prudente para dejar que el Gobierno se asentase, pero hoy decimos que el Gobierno tiene mucha mirada desde Buenos Aires sin entender el interior, con medidas inexplicables como las tarifas, la quita de retenciones a empresas multinacionales, son todas medidas que nos preocupan. En nuestra provincia la producción está cayendo en muchos rubros: 32% en el cemento, 42% en el acero, 35% en el comercio, 25% en los colchones y mucho más.

-¿Qué piensa cuando Cambiemos asegura que lo que ocurre se debe a la herencia K?

-Obviamente que hubo una herencia que algo iba a explotar. Las tarifas había que abordarlas pero no de la forma que se hizo. La inflación fue también un tema severo. Pero muchas de las medidas que se tomaron ahora fueron en el camino incorrecto.

-Cuando Macri dice que con Santa Fe no se puede conversar, ¿lo hace por convicción política o para dinamitar el acuerdo del socialismo con la UCR?

-Yo creo que son ambas cosas. Como nadie el gobernador Miguel Lifschitz ha transitado los pasillos de la Casa de Gobierno para lograr consensos. Si pensar diferente lleva al Presidente a esta actitud, creo que es un error. Cuando se criticaba a Cristina Kirchner que atacaba a Santa Fe, hay que decir que el presidente Macri está cometiendo el mismo error.

-¿Le sorprenden los hechos de corrupción que se conocen referidos al gobierno anterior?

-Para nada. Yo creo que eso fue estructural a ese gobierno que terminó.

-¿Cree que Cristina es una perseguida política?

-No hay que tenerle miedo a la Justicia. Ahora los mismos jueces de antes hoy actúan de otra forma. Esto es malo para el país.

-¿El socialismo se siente más cómodo con Cambiemos o con el kirchnerismo?

-Ni con uno ni con otro. Con el kirchnerismo, hay que recordarlo, estuvimos a punto de que nos intervinieran la provincia. Nos inventaron muchas cosas. Nos maltrataron. No hubo una sola obra pública para Santa Fe. Por eso creemos que hay un amplio espacio entre estos proyectos para formar un polo de centroizquierda que permita pensar la política de un modo distinto.