Faltaban 15 minutos cuando el centro de Etevenaux dio en la cabeza del delantero de Independiente, pero recién sobre el final del partido sus compañeros advirtieron que algo pasaba.

Fue Cristian Rodríguez quien se dio cuenta cuando el partido terminaba de que algo no estaba bien con Emiliano Rigoni, que a pesar del fuerte golpe y del mareo siguió en la cancha. "Fue un pelotazo en la cabeza en los últimos 15 minutos. Lo hablamos con él y como no teníamos más cambios, no lo sacamos", explicó Gabriel Milito en conferencia de prensa.

Una vez finalizado el partido, ya en el vestuario, Rigoni seguía dolorido y mareado, por lo que fue trasladado a una clínica para realizarle estudios y conocer la gravedad de la lesión.

Se le realizó una tomografía y estudios en la cervical que constataron que solo se trató de un golpe, que provocó un lapsus en la memoria del futbolista. Según publicó el diario Olé, Rigoni reconoció que no recuerda nada del 1 a 0 ante Belgrano.

El atacante fue el autor del único gol del partido. Tras ser atendido en la clínica, se unió con el resto del plantel y hoy se entrenará en Córdoba.