Agustín Orion sufrió un inesperado traspié en su debut como arquero de Racing en el Cilindro contra Talleres, luego de una buena presentación en Salta cuando su equipo venció 2-1 a Olimpo por la Copa Argentina.

Si bien decidió marcharse del estadio sin atender a la prensa, fue el entrenador interino Claudio Úbeda quien contó las palabras del experimentado portero en el vestuario una vez que finalizaron las acciones de juego.

"Es un jugador de jerarquía. Entró y me dijo: 'Claudio, la culpa es mía en el gol'. Absorbió la responsabilidad automáticamente", confesó el técnico ante los medios.

“La culpa es mía en el gol”

"Ante estas circunstancias resolvió con la jerarquía que tiene. Siguió jugando como si no pasara nada, no se inhibió. Eso habla bien de cómo resolver ante situaciones adversas", elogió la reacción del jugador que se incorporó a la Academia hace una semana.

A los 35 años, Orion había decidido marcharse de Boca luego de tener responsabilidad en la derrota contra Independiente del Valle que dejó eliminado al equipo en semifinales de la Copa Libertadores. "Pensé en retirarme después de ese partido. No pude digerir la derrota", había reconocido sobre ese juego en TyC Sports durante los últimos días.