El plantel de Racing festeja la clasificación a los 16avos del torneo federal (Copa Argentina)
El plantel de Racing festeja la clasificación a los 16avos del torneo federal (Copa Argentina)

Lo que se vio en Formosa, más allá del triunfo y la clasificación, fue más de lo mismo (poco) que se ve en Racing hace un tiempo, con la excepción del partido en Brasil. Un equipo perdido, sin ideas claras, confundido. Es decir, a la imagen y semejanza de lo que es un club que no está tan bien manejado como muchos quieren hacer creer.

Allí se terminó un ciclo. La 'justicia divina' quiso que no juegue Milito, por lo que su último partido fue en su 'casa', ese estadio que volvió a sentir orgullo de un plantel gracias a su regreso al club. Él reposicionó a Racing.Él fue el gestor de todo. ¡Hace un par de horas que no está, pero ya se lo extraña!

Y con él se termina un ciclo. Una etapa en la cual fuimos el mejor equipo del país en ese período. El que más puntos sacó. El que supo conseguir un título en base a un enorme coraje y personalidad. Ése que potenció a todos. A los buenos y a los no tan buenos. El que hizo que pasen desapercibidos todos los errores groseros de Blanco y compañía.

También se debe sumar otro líder que se va, como lo es Saja.
Es cierto que éste no fue su mejor semestre, por lo que su decisión de irse parece la más adecuada. Pero nada opaca lo que fue él en el club. ¡Un arquerazo! Sin dudas. De lo mejor que pasó por nuestro arco en los últimos años. Tal vez, el mejor después de Fillol.Figura en los malos momentos, y determinante en los buenos. De hecho, su penal atajado a Quilmes aparece como una de las jugadas más importantes del Racing campeón. ¡Gracias por siempre, Chino!

Ya con un ciclo cumplido y una etapa terminada, llega el momento de la reconstrucción. Y dicha reconstrucción tiene una base sólida, ésa que hizo Milito. Hay material como para seguir por este camino ganador del cual ya nos hemos acostumbrado. Mucho es lo que se hizo bien. Todo, lógicamente, comandado por el Príncipe y secundado por el Chino. Pero ellos ya no estarán.

Así las cosas, el legado tiene que estar bien cubierto. Y Racing cuenta con jugadores como para seguir así.Lollo (no debe irse), Acuña (el mejor jugador del semestre) y Lisandro (un crack, ése que sí puede ocupar el lugar de líder en todo sentido) deben ser los que comanden el barco. Detrás de ellos, Sánchez, Grimi, Cerro y Aued. Igualmente, esto no quita que este plantel necesite recambio.

¿Puestos? Un '4' y dos mediocampistas deben ser prioridad, considerando que el 'doble 5' es el principal problema que Racing tiene hace tiempo y que Pillud tiene un paupérrimo nivel. ¿Y Bou? Si no llega esa suculenta oferta, no tiene que irse. Que se quede. Que sea suplente de Licha y Roger. Que entienda que se equivocó.Que comprenda que primero siempre está el club. Que le pida perdón a Blanco. Que valore dónde está y qué le dio el club. Que cambie esa cara de molestia que tiene. Que vuelva a ser ese jugador que se consolidó como el mejor del país. Tiene todo el potencial y las condiciones. Ojalá tenga la cabeza adecuada para concientizarse.

Pero todo esto, toda esta reinvención, debe darse en base a la verdad, no a la mentira y a la hipocresía. ¿A qué se debe semejante apreciación? Al accionar del presidente, que en los últimos días mintió en su discurso.

Los ejemplos, sobran. Primero, eligió un técnico (Sava) al que nunca quiso y por descarte, ya que privilegió lo que le salía más barato por sobre la convicción de elegir al que quería, aunque éste sea más caro (Bauza, Guillermo). Ahora no quiere que siga. Pero se encontró con que Sava tuvo el respaldo de los líderes del plantel.Está perdido. Dice una cosa ante los micrófonos, pero hace otra. Dice que no busca otro técnico, cuando la realidad es que tanteó a Cocca y a Coudet. Dice que quiere a Milito como asesor, pero el capitán le dice que Sava tiene que seguir y no lo escucha.

Miente también cuando pide que hay que hacer autocrítica. Él no la hizo ni la hace. Nunca asumió su error de haber elegido al DT porque no tiene ambición de seguir ganando, ya que consideraba caro a aquellos que mostraban más pergaminos. ¿Que cuida el dinero? Otra mentira. ¡Si lo cuidaría, no hubiera gastado más de 5.000.000 de dólares en jugadores mediocres como Naguel, Castillón, Noir, Camacho, Acevedo, Brian Fernández!

Tan perdido está que fue a buscar nuevamente la 'ayuda' de Bragarnik. ¡Sí, el mismo personaje que lucró con Racing! Fue a pedirle al enemigo que vuelva al club, ese que se le rio en la cara cuando le trajo a Brian, sabiendo la adicción que tiene el delantero (nada tiene que ver el jugador; ojalá se recupere de esa maldita enfermedad). Le quiso abrir las puertas otra vez. Entonces, miente cuando habla de autocrítica. Suena a hipocresía pura su palabra.

¿Qué pasará con Sava? Es cierto que no fue bueno el semestre, que el técnico se terminó equivocando mucho, siendo la 'traición a sí mismo' (por su forma de querer jugar y terminar jugando) lo que más se le puede criticar y que había material para mucho más. Pero tan cierto como esto es que el DT sabe que no tiene el apoyo, y como cualquier ser humano, esto lo condiciona. Lo que vale la pena remarcar es que el apoyo no lo perdió por el mal semestre; sino que jamás lo tuvo.

Entonces, la ecuación es clara. Si no lo quiere más, que se haga cargo y se lo diga. Si no lo hace, que lo deje trabajar tranquilo, que no haga que empiecen a circular rumores, que lo respalde.

En el fútbol, como en la vida, siempre hay que manejarse con la verdad. En ésta, el presidente de Racing no lo hace. Y los resultados, están a la vista.

PD: Sava debe seguir siendo el DT de Racing.