El grito desaforado de D’Alessandro en uno de los goles (AFP)
El grito desaforado de D’Alessandro en uno de los goles (AFP)

El regreso de Andrés D'Alessandro a River se dilató por 13 años en los que la relación con los hinchas se tensó a tal punto que se pensó que nunca iba a darse. A seis meses de firmar su vuelta al club, consiguió el ansiado título que pretendía y se desahogó ante los micrófonos.

"No quiero pensar lo que pasará después de fin de año. Quiero disfrutar esto. Un título más en el club. Que la gente entienda que volví para esto. Que nunca es tarde; esto demuestra que nunca es tarde. Volví para ayudar y festejar", declaró un Cabezón exultante a punto de subir a buscar el trofeo de la Recopa Sudamericana en un Monumental colmado.

Es la cuarta corona de D'Ale en Núñez, teniendo en cuenta que la última había sido en 2003. "Me saqué una espina importante de ganar un título internacional. No es el mas importante de River, pero mi nombre va a estar ahí. Desde el 2003 que no festejamos juntos con la familia", confesó.

“Me saqué una espina importante de ganar un título internacional con River”

"Disfruto cada momento. Los primeros seis meses no fueron fáciles. Sabíamos que teníamos este objetivo corto del título internacional que no se podía escapar", expresó el mediocampista de 35 años.

Entre todos sus clubes y la selección argentina, llegó a los 17 títulos en su carrera aunque la presión de conseguir otro en su retorno fue muy grande. "Estoy respirando. Si no pasaba esto íbamos a cargar con un peso importante. El haber vuelto al club y no conseguir un título, hubiese sido un golpe duro", aceptó ante las cámaras de la televisación oficial del canal Fox Sports.

“Si no pasaba esto íbamos a cargar con un peso importante”, reconoció D’Ale (AFP)
“Si no pasaba esto íbamos a cargar con un peso importante”, reconoció D’Ale (AFP)