El gran día llegó y el sueño de hacer una compañía como Afluenta, se hizo realidad. Pero las dificultades y los desafíos continuaron, como era de esperar. Y es cuando hay que tener la pasión, la fuerzas y la capacidad de trabajo para seguir avanzando.

Para Alejandro Cosentino, CEO de Afluenta, sus deseos y objetivo personales están estrechamente ligados al proyecto que logró crear.

"Definitivamente, una parte central de los sueños que tengo como persona, es ver crecer a la compañía. Nunca pensé que nuestra oficina iba a ser tan bonita, a albergar a tanta gente. Y después que íbamos a replicar ese mismo concepto en otros países. Con lo cual, el sueño está muy asociado con escalar a esta compañía. Me da gusto ver que estamos tan asociados con la inclusión financiera".

-¿Qué fue lo que te llevó a seguir avanzando?

La convicción que tenemos. Creemos firmemente que tiene que haber un producto para aquellas personas que hoy están fuera del sistema financiero. Con lo cual, trabajamos muchísimo para lograr eso. Latinoamérica es una tierra muy fértil, porque no es un región inclusiva, desde el punto de vista de las finanzas. Desde que arrancamos, financiamos más de 270 millones de pesos en préstamos, o sea, a más de 8 mil familias. Los financiaron 5 mil individuos que querían participar en este proyecto. Hace 5 años, no existía nada de esto. Hoy, ya hay cerca de 15 mil familias en toda la región que transaccionan las partes para poder lograr un mejor rendimiento del dinero. Y el alma del dinero, como decía, está en función de aquel que lo posee. El dinero no es malo ni bueno, sino que lo hace bueno aquel que lo usa.

#SeguíAvanzando