Aprovechando sus últimas horas en Nueva York, Connie rememoró lo importante que fue correr la Media Maratón de Nueva York.

Esta vez, no lo hizo desde el mítico Central Park, sino ya disfrutando de un delicioso almuerzo en el mercado italiano más grande de la ciudad.

"Me hizo un click de todo lo que logré hacer por mí, y qué bien respiro y qué bien me siento", señaló Connie, quien pese a su diagnóstico de asma severo, se animó a perseguir sus sueños.

"Me llevo los mensajes de la gente querida, mi entrenamiento con personas con discapacidad y también ese disfrute de correr sin importar nada, incluso hasta no llevé reloj el día de la maratón y cuando crucé el arco ni sabía qué tiempo había hecho".

Connie rompió su propia marca: tardó 1 hora y 35 minutos

De las 20 mil personas que participaron de la gran carrera, casi la mitad eran mujeres, y Connie estuvo en el puesto 329 de casi 10 mil.

"Gracias a todas las chicas que siguieron esta historia".

Seguí a #ChicasQueCorren en Infobae