Participar de la Media Maratón de Nueva York fue un sueño y todo un desafío para Connie, la gran ganadora de Chicas Que Corren, quien debió afrontar no sólo sus miedo sino también su patología de asma severo. Pero su historia no es la única. Elizabeth Maiuolo, es otra corredora a la que el running le salvó la vida.

"Nunca había hecho deporte. Tenía 28 años y siempre tuve el mismo peso, nunca fumé, no tomo alcohol, y de golpe un día empecé a sentirme muy mal, a sentir como una presión en el pecho, sentía que no podía respirar y terminé en el hospital con un ataque cardíaco. Poco después me practicaron una cirugía de corazón abierto y comencé a tomar muchos medicamentos que me hicieron sentir muy mal", cuenta.

A las pocas semanas de la operación, Elizabeth comenzó a correr en la cinta, de a poco, y sentía que eso la ayudaba a sentirse mejor. Tiempo después se animó a correr la Media Maratón de Nueva York. "La primera carrera que corrí en mi vida". Un antes y un después.

"En sólo 6 años los médicos me dijeron que había hecho una recuperación completa de mi patología cardíaca gracias al running y que la gente que tiene lo que yo tuve, es muy difícil que se recupere y menos en tan poco tiempo".

Dijo Connie: "Cuando Elizabeth me contó su historia sentí que me estaba hablando a mí, que era mi historia también. Yo nací con una patología de asma severo y tras varios estudios determinaron prácticamente que usaba la mitad de uno de mis pulmones. Fue entonces que un día, pese a que todo el cuerpo médico lo desaprobaba, me calcé las zapas y me fui a los Bosques de Palermo. Desde hace 6 años que corro y nunca más tuve una internación por este tema".

"La vida en movimiento cura, sana ayuda".

Seguí a #ChicasQueCorren en Infobae