Connie enfrenta el último entrenamiento antes de la Media Maratón de Nueva York. Pero no será uno más, sino que lo hará como "guía" junto a Abbey, una corredora no vidente que está preparándose para la carrera de la Gran Manzana igual que ella.

"Fue una gran satisfacción el ver cómo se acompañan, tanto Abbey como Soledad, su guía voluntaria. La amistad que generaron y verlas tan seguras, cómo se apoya una en la otra. Son realmente un equipo. Me dieron muchas fuerzas para mañana y creo que va a ser una motivación llegar para encontrármelas", dijo Connie, la gran ganadora de Chicas Que Corren.

Y agregó: "Es re lindo ver este grupo humano y todas las cosas que hacen: cómo se inspiran, cómo se acompañan, cómo disfrutan el deporte".

Como sorpresa final, la participante recibió un video muy especial de su amigo Rober, que padece parálisis cerebral y a quien ella impulsa en las carreras con una silla de ruedas.

"Me emociono pero de felicidad. Ojalá algún día pueda correr acá con él. Yo soy una prueba de que los sueños se pueden hacer realidad", concluyó.

Seguí a #ChicasQueCorren en Infobae