Ezequiel "Queque" Parodi es originario de Montegrande, sur de la provincia de Buenos Aires. La crisis de 2001 lo llevó a Villa La Angostura, en un viaje que debía ser temporario. Sin embargo, al llegar allí se enamoró del lugar y abrió los ojos a otro tipo de vida posible, que sin darse cuenta, era precisamente la que él quería; con naturaleza, paz y aire puro. "Para mí fue como querer apretar el botón de reset y empezar todo de cero".

En ese mismo lugar, pero unos años más tarde descubrió otras de sus pasiones: los drones. "Empecé a trabajar con drones en 2009. Hacíamos videos de Snowboard para una empresa. Ellos nos daban ropa y productos, a cambio nosotros les devolvíamos imágenes y vídeos". Así ganaron reputación por su capacidad de generar tomas aéreas, algo muy costoso de realizar con aviones o helicópteros. "Descubrimos que existía un juguetito que era el 'AR Drone'. Tenía cuatro motores y un cuerpo de tergopol. Se me ocurrió cortarlo y ponerle una Go Pro adelante y compensarlo con peso atrás. Más o menos así andaba".

Pero la situación estaba lejos del ideal: "Teníamos muchos problemas porque los drones duraban solo un vuelo, ya que se rompían, se quemaban y las baterías casi no duraban". Sin embargo, esa experiencia fue la puerta de ingreso al universo de los drones, "un mundo nuevo para mí, en el que encontrabas a mucha gente que venía del aeromodelismo".

Después de 12 años en Villa La Angostura, se mudó a Esquel, en donde escuchó por por primera vez el término emprendedor. "La diferencia entre La Angostura y Esquel, es que acá hay mucho apoyo a los emprendedores. Sobre todo desde el sector público, se hacen muchos esfuerzos para apoyar a quienes quieren hacer cosas. A mí me dieron las herramientas y un hilo para saber por dónde ir y cómo desarrollarme. El diseño y fabricación de drones fue justamente lo que me lanzó como emprendedor".

Hoy, Queque es director ejecutivo de LifeStyle Media, la empresa que construye el drone 'Fénix 3D' diseñado especialmente para asistir a los bomberos durante los incendios. Se trata de un drone multirotor, de 4 hélices, con cámaras ópticas que graban en HD y cámaras térmicas de alta sensibilidad. Su particularidad es que tiene la capacidad de volar más tiempo y a mayor distancia. Está fabricado en carbono, un material resistente al calor y a las inclemencias, golpes, presiones de humedad, vibraciones, etc. Además, es de fácil transporte en montañas y bosques, gracias a que cuenta con brazos plegables.

Los drones fueron adquiridos por las provincias de Tierra del Fuego, Neuquén, Río Negro y Chubut

Pero entre las múltiples ventajas, su creador destaca lo que considera más importante: "Lo principal es que pone a los ojos de los encargados de tomar las decisiones en un incendio, en el aire, en todo momento. Antes, cuando ocurría algo, las únicas imágenes aéreas con las que se contaba eran las capturadas por los aviones hidrantes que hacen vuelos de avistaje al comienzo y al final del día. Con lo cual, se perdía toda la información de lo ocurrido en el transcurso de la jornada".

La herramienta demostró beneficios en mejorar la estrategia y bajar los costos operativos. Ezequiel recuerda casos concretos: "Me acuerdo del incendio de 2015, en el Parque Nacional Los Alerces, en Villa Futalaufquen. Estaban todos los cuerpos de bomberos y de brigadistas trabajando a destajo porque estaba a punto de quemarse una hostería. Yo estaba operando el drone, uno se acercó y empezó a mirar la pantalla y me dijo: 'a ver, movelo un poquito para la izquierda, un poquito para abajo, uy, por acá' y empezó a llamar a todos. En menos de dos minutos entendieron la situación y supieron rápidamente, cómo hacer, por dónde ir, hicieron un cortafuego y terminaron salvando a la hostería de las llamas".

“Fénix 3D”, el drone bombero de Esquel
“Fénix 3D”, el drone bombero de Esquel

Además de construir drones, Ezequiel dedica tiempo a ayudar y a pensar su nueva ciudad. Es uno de los emprendedores de Esquel que forma parte de la Mesa de Actores Locales. Desde allí, y junto al Municipio y otras instituciones diseñan e implementan políticas públicas locales relacionadas a la temática emprendedora, impulsada por el programa "Ciudades para Emprender" del ministerio de Producción de la Nación. Con esto, busca inspirar y apoyar a los nuevos emprendedores, como antes lo hicieron con él. Porque la apuesta de Queque de "seguir a su corazón" tuvo final feliz por su constancia y trabajo, pero también gracias a las personas que lo guiaron en el camino del emprendedurismo.

Hoy, la empresa que creó, no sólo es su medio de vida, sino que representa y aúna a todo lo que ama: el aire libre, la protección de la naturaleza, la creatividad, la imagen, la tecnología y la libertad. Ahora sueña con que otros también tengan esa suerte.