El repunte de la cosecha pampeana, junto con el sector energético y la construcción, fueron claves en el punto de giro de la actividad
El repunte de la cosecha pampeana, junto con el sector energético y la construcción, fueron claves en el punto de giro de la actividad

Más de un año debió esperar el Gobierno nacional para poder comenzar a mostrar un signo claro de reversión del largo ciclo recesivo que casualmente había comenzado un año antes. Sin embargo, no lo hizo en una magnitud que asegure la consolidación de un nuevo ciclo de los negocios.

El Índice General de Actividad del estudio OJF, del ex viceministro Orlando Ferreres, arrojó en marzo un repunte de 1,2% interanual, después de doce meses consecutivos de receso.

Asimismo, la medición desestacionalizada mostró un alza de 0,8% mensual. De esta manera, el primer trimestre arroja un alza del 0,8%
en relación al período octubre-diciembre del 2016.

Sin embargo, respecto de los primeros tres meses del año anterior persistió una variación negativa de 1,1%, fuertemente influenciada por la contracción de 4,2% en febrero y 0,5% en enero.

El primer trimestre cerró todavía con un leve receso de 1,1 por ciento

Sobre 11 ramas de actividad, el estudio privado midió en marzo 6 sectores con niveles más altos que el año anterior, liderados por el agro con avance de 8,1%, energía, gas y agua y construcción 5,2% en cada caso, y en menor medida por leves alzas en la intermediación financiera, actividades empresariales y de alquiler y administración pública.

Mientras que dos virtualmente se estancaron: servicios sociales y de salud; y el comercio; mientras que el transporte, industria y la actividad extractiva atenuaron notablemente las tasas de caída.

Sobre esa base, los economistas de OJF estima que "a partir del segundo cuarto del 2017 las señales positivas se consolidarán, en un entorno de recomposición de los ingresos de los hogares, permitiendo así que la
recuperación se vuelva un fenómeno más homogéneo".

LEA MÁS: