Amor: No debes permitir que las emociones y las pasiones te lleven por mal camino. Antes que nada, impone la inteligencia y la razón.

Riqueza: En muchos casos puede ser difícil mantener el equilibrio entre el confort y la capacidad adquisitiva. Analiza tus gastos.

Bienestar: No deberías actuar desde las emociones en las conversaciones que mantengas. No olvides que en la vida debemos separar las cosas para no complicarnos.