El Big Ben pasará por una gran renovación.
El Big Ben pasará por una gran renovación.

El Parlamento del Reino Unido anunció que la Elizabeth Tower y el Big Ben serán sometidos a una serie de renovaciones que comenzarán a principios del 2017. Por este motivo, la icónica torre y su reloj permanecerán parcialmente cubiertos con andamios durante el período de restauración, que se quitarán a medida que los trabajos avancen. Además los mecanismos del reloj dejarán de funcionar durante varios meses, por lo que no escuchará el sonido de repique de las famosas campanas por un tiempo.

"Big Ben" es en realidad el apodo de la Gran Campana del reloj ubicado en el lado norte del palacio de Westminster en la ciudad de Londres, aunque usualmente se utiliza ese nombre para designar a la torre en sí, que se llama oficialmente Elizabeth Tower, nombre que se le dió luego del Diamond Jubilee de Isabel II en el año 2012. Anteriormente, se la conocía simplemente como "Clock Tower". La torre fue inaugurada en el año 1859, por lo que en el 2009 se celebró su 150 aniversario. Hoy es uno de los mayores símbolos de Inglaterra, y una atracción reconocible al instante por todo el mundo.

“Big Ben” es en realidad el apodo de la Gran Campana del reloj ubicado en el lado norte del palacio de Westminster.
“Big Ben” es en realidad el apodo de la Gran Campana del reloj ubicado en el lado norte del palacio de Westminster.

El último gran trabajo de conservación que se llevó a cabo en la Torre y en el Reloj fue a mediados de los '80 -y otros trabajos menores en los '90-, y requirió la limpieza y la reparación de la piedra, además de tareas de pintura y pulido. También se había reparado el techo de hierro fundido y se estabilizó la estructura del edificio. De esta manera, luego de más de una década, hay un riesgo importante y acechante de que los mecanismos del reloj dejen de funcionar y fallen, además del riesgo por el que atraviesa la torre de degradación a largo plazo.

“Se han localizado problemas en las agujas, el péndulo y el mecanismo del reloj”

Según un comunicado del mismo Parlamento, el trabajo se realizará para "asegurarse que el reloj más famoso del Reino Unido continúa dando la hora. Han pasado 31 años desde que se llevaron a cabo trabajos extensivos de mantenimiento en la Elizabeth Tower. Se han localizado problemas en las agujas, el péndulo y el mecanismo del reloj, con los que hay que lidiar de inmediato para que continúe funcionando debidamente. Todavía se están llevando adelante inspecciones para identificar la extensión de los trabajos requeridos en la torre en sí, pero ya se han identificado cuestiones preocupantes como filtraciones, erosión, y oxidación severa".

El último gran trabajo de conservación fue a mediados de los ’80.
El último gran trabajo de conservación fue a mediados de los ’80.

Además de todas las restauraciones que se llevarán a cabo en el Big Ben y la Elizabeth Tower -lo que provocará que el monumento esté parcialmente cubierto durante un tiempo, para la no grata sorpresa de los turistas que visiten Londres- las renovaciones también implicarán mejoras en los sistemas de salubridad y de prevención de incendios, como la instalación de un ascensor dentro de huecos de ventilación, para que la única manera de subir no sea sólamente por la escalera de 334 escalones. También se tratará de mejorar la eficiencia del sistema eléctrico a través de un sistema de iluminación más moderno en la fachada de la torre.

Este proyecto requerirá una inversión pública de 29 millones de libras esterlinas (aproximadamente U$D 42 millones) para preservar lo mejor posible el diseño original de Charles Barry y Augustus Wellby Pugin a través del tiempo. Esta tarea de restauración no es parte del mayor y más controversial Programa de Renovación y Restauración que se llevará a cabo en el Palacio de Westminster y que tiene fecha de comienzo para el 2020. La reforma del Big Ben y la Elizabeth Tower empezará en el 2017 y se calcula que tardará en finalizar unos tres años.

Por otro lado, los tours a Elizabeth Tower dejarán de realizarse por un tiempo. Se suspenderán durante los tres años que duren los trabajos de restauración, y los últimos en los que los visitantes podrán participar serán el 16 de diciembre del 2016. El tour a la Torre es extremadamente popular y se reservan con seis meses de anticipación.