El dólar al público subió casi 1% y se acercó a los 16 pesos (Reuters)
El dólar al público subió casi 1% y se acercó a los 16 pesos (Reuters)

Y llegaron las coberturas de fin de mes que coincidió con la baja de las tasas de interés en la licitación de Lebac del Banco Central. Nadie quiere quedar expuesto en un país donde la economía no da señales de crecer.

El recorte de otro medio punto de las Lebac a 35 días a 24,75% anual (es la cuarta baja consecutiva), fue determinante. La medida era esperada por el mercado por eso los precios del dólar subieron de manera sobresaliente.

A esto se le sumó una demanda contenida de tres días por los feriados de jueves y viernes de Estados Unidos y el del lunes en la Argentina. Además, las empresas se posicionaron en dólares porque se acerca el momento de girar utilidades a sus casas matrices, mientras el público comienza a hacer su stock de dólares para afrontar vacaciones fuera del país.

Las devaluaciones de los países limítrofes y de México los convirtieron en destinos elegidos. Al estar más fuerte el dólar en el mundo y tener un tipo de cambio atrasado en la Argentina, hace que la diferencia entre viajar por el país o al exterior sea mínima.

Por otra parte, las facilidades que dan las tarjetas para pagar viajes a Miami en cuotas y la ventaja de poder adquirir en ese destino artículos electrónicos y ropa a precios más ventajosos, son un estímulo más fuerte que cualquier obra de teatro en Carlos Paz o Mar del Plata.

Todo esto sin olvidar que en la Argentina es tradición llegar a diciembre en dólares para cerrar el año sin sobresaltos.

Así se explica porque algunos se fueron de la Bolsa, otros no renovaron plazos fijos y se volcaron a billetes y bonos en dólares.

Los inversores se cubren con dólares mientras la economía no da señales de reactivación

De esta manera, el dólar "hoy", el que compra la gente en casas de cambio y subió 13 centavos a 15,88 pesos, después de haber bajado 3 centavos el viernes. El "blue" estuvo más pedido y subió 1 centavo a 16,10 pesos.

En la plaza mayorista, la que interesa al Banco Central porque por allí circula el dinero del comercio exterior y de las empresas, el monto de negocios fue elevado: USD 365 millones. La divisa abrió a 15,60 pero el mercado comenzó a negociar a las 12:45 cuando acordaron una cotización de 15,58 pesos. Cerca del cierre la demanda fue creciendo y terminó comprador a $15,685, unos 14 centavos por encima del viernes.

En el mercado de futuros con escasas operaciones, subieron todos los plazos. Fin de mes terminó a 15,64 (+0,26%) y fin de septiembre de 2017 en 18,73 pesos (+1,87%).

Las reservas perdieron USD 113 millones y cerraron en 37.571 millones porque hubo que pagar vencimientos de la deuda. La caída la mitigó la ganancia de USD 35 millones por la suba del euro y del oro.

El Gobierno debió cancelar USD 133,4 millones del Bonad 2016 que es un título en pesos atado al valor del dólar, pero que al estar una parte en manos de acreedores del exterior, hubo que girarle divisas. También pagó el Bonar 2018 un bono que el Gobierno anterior emitió a la exorbitante tasa de 9% anual en dólares. También se cancelaron 8 millones con organismos internacionales y 7 millones con Brasil.

En el mercado de bonos de la deuda con un buen monto de negocios de 4.117 millones de pesos los títulos en dólares con legislación argentina, anotaron alzas. El Bonar X que vence en abril próximo subió 0,37% y el Bonar 2024, 0,51 por ciento.

También se observó, luego de la baja de las tasas locales, una resurrección de los bonos indexados.

Por eso el Discount que nació con el canje de la deuda y ajusta por el costo de vida, aumentó 1,62% pero con escasos negocios.

Los bonos en pesos que están atados al precio del dólar (linked dollar) aumentaron 0,80 por ciento.

En la Bolsa, la caída del petróleo de más de 4% incidió en el humor de los inversores. Con escasos negocios por 293 millones de pesos, el índice Merval perdió 0,73%. La caída de 2,68% de Petrobras, signó la suerte del indicador de las líderes. YPF perdió 0,58% y Tenaris 1,02 por ciento.

El fin de mes llega con novedades que favorecen la dolarización de las carteras. Pero todo puede cambiar ante un repunte del petróleo. De todas maneras, el clima que se vive en el mercado no es precisamente optimista. La reactivación todavía no da signos de vida y cuesta apostar a los balances de las empresas que cotizan en la Bolsa.